Miércoles, 17.10.2018 - 18:52 h
La UE 'vigilará' sus cuentas

Italia tiene menos de un mes para poner en orden su economía y ¿un Gobierno?

El 10 de abril debería tener listo el Documento de Economía y Finanzas (DEF) al que la UE debe dar el visto bueno. El movimiento 5 Estrellas, clave.

El fundador del partido Movimiento 5 Estrellas (M5S), Beppe Grillo (i), y el candidato del partido a las elecciones generales nacionales Luigi Di Maio
Luigi Di Maio con el fundador del Movimiento Cinco Estrellas. / EFE

Italia se encamina hacia días cruciales y sus partidos buscan acuerdos para formar Gobierno, unas maniobras que entre otras cosas deberán dirigirse de inmediato a aprobar el plan macroeconómico para 2018, una primera prueba decisiva para conocer la fortaleza de las posibles alianzas.

Se trata del Documento de Economía y Finanzas (DEF), que Italia redacta cada año y que expone el cuadro macroeconómico para el país para este 2018 y los objetivos para el próximo trienio. La fecha en agenda para que el Ejecutivo saliente redacte el documento y sea aprobado por el nuevo Parlamento italiano es el 10 de abril, es decir, menos de un mes, y después será enviado a la Comisión Europea (CE) para que analice si está en línea con sus exigencias.

El plazo es extremadamente ajustado teniendo en cuenta que la primera sesión del nuevo Parlamento será el 23 de marzo y a partir de ahí comenzará el proceso para nombrar a los presidentes de la Cámara de los Diputados y del Senado, y las consultas para configurar el próximo Ejecutivo. "Primero los partidos tienen que llegar a acuerdos para nombrar a los presidentes de las cámaras y esto es fundamental y no tan sencillo. Y después hay que aprobar el DEF", explica el experto en Economía de la Universidad Luiss Giuseppe Di Taranto.

El ministro italiano de Economía y Finanzas, Pier Carlo Padoan, ha señalado que la incógnita es cuándo se formará el nuevo Ejecutivo y que la CE es consciente de la situación, por lo que dará cierto margen, posiblemente hasta finales de abril para entregar el texto. En cualquier caso, el documento es muy sugestivo y tiene que ser ya redactado, por lo que todos partidos quieren echarle mano y participar en la senda en la que se moverá el país en los próximos meses.

"El DEF, que define las medidas en política económica en los próximos años, deberá ser aprobado por mayoría en el Parlamento, por lo que el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) será determinante (...) Esta será la ocasión para encontrar convergencias sobre diversas cuestiones con el resto de fuerzas políticas", ha dicho recientemente el candidato a primer ministro por este movimiento, Luigi Di Maio.

Tras las generales del 4 de marzo, en las que ningún partido obtuvo la mayoría suficiente para gobernar, el M5S se alzó como la fuerza más votada en solitario con el 32,68% de los apoyos, por lo que tiene claro que tiene mucho que decir en la implementación del texto.

Pero también quiere opinar la coalición de derechas, formada por Forza Italia, la Liga Norte (LN) y Hermanos de Italia, que resultó vencedora de los comicios con un 37 % de los sufragios.

Matteo Salvini, líder de la LN y de esta alianza, también se ha referido recientemente a esta cuestión y ha advertido de que la coalición conservadora trabajará para llevar a Bruselas un plan con "menos impuestos".

El texto será redactado por el Gobierno saliente del Partido Demócrata (PD, centroizquierda), pero tiene que ser el Parlamento el que le dé luz verde y aquí tanto el M5S como la coalición de derechas, que quieren ver reflejadas sus ideas, saben que serán decisivos. La economía del país se enfrenta así a un momento delicado, pues este documento deberá guiar las iniciativas económicas del nuevo Gobierno para potenciar el crecimiento del país y reducir su elevada deuda pública, que actualmente supera el 130% del producto interior bruto (PIB).

El ministro de Economía Padoan ya ha advertido de que si para el 30 de abril no hay un nuevo Gobierno, presentará "solo el cuadro de las finanzas públicas actualizado según las últimas previsiones macroeconómicas", sin entrar en los esfuerzos que la nueva dirección del país deberá asumir en el futuro. "Es justo que sea así, porque hay propuestas económicas que han sido democráticamente planteadas en campaña por los partidos que después han resultado ganadores y es lógico el nuevo Gobierno decida", comenta Di Taranto.

"Después de presentar el DEF, la CE envía cartas para solicitar algunos cambios. Deberá ser el nuevo Gobierno el que diga si 'sí' o si 'no' sobre estos cambios a Bruselas", añade. La autorización de este documento se convierte así en la primera prueba de fuego para el nuevo Parlamento italiano y pondrá en evidencia las posibles alianzas y su nivel de fortaleza.

Ahora en Portada 

Comentarios