Martes, 18.06.2019 - 01:24 h
Millonario con tan solo 29 años

Conquistó a Google y revolucionó la enseñanza de idiomas a través de una app

Luis von Ahn cofundó una herramienta online que permite aprender nuevas lenguas con el objetivo de transformar la educación.

Fotografía de Luis von Ahn, que ha revolucionado la forma de aprender un idioma a través de Duolingo.
Luis von Ahn ha revolucionado la forma de aprender un idioma a través de Duolingo. / Flickr.

Saber en qué negocios invertir es importante para su futuro éxito. Los idiomas en la actualidad son uno de los activos fundamentales de cualquier persona y, por tanto, apostar por ello como negocio puede ser muy fructífero. Luis von Ahn, informático y empresario, vio en los idiomas una oportunidad de negocio y revolucionó la forma de aprenderlos a través de Duolingo, una plataforma valorada en 700 millones de dólares. 

"Creo que tiene que ver con de dónde soy", aseguró Luis von Ahn en una entrevista para Forbes para explicar el origen de su aplicación. A pesar de que él no tuvo dificultades económicas, sí vio cómo en su país, Guatemala, gente con menos recursos no podía acceder de igual manera a la educación. Proporcionar cursos de idiomas gratuitos fue la inspiración de von Ahn para cofundar Duolingo con Severin Hacker. 

Con 17 años se trasladó a EEUU para estudiar Informática. Durante sus años en la universidad participó en diferentes proyectos que sirvieron de anticipo para el denominado 'crowdsourcing', por lo que se le considera uno de sus pioneros. Más tarde, junto a compañero, inventó los CAPTCHA, una prueba para computación que verifica que el usuario es un humano, además del juego ESP, cuya licencia vendió a Google. 

Pero su éxito llegó con la venta de reCAPTCHA. Tras los CAPTCHA, von Ahn creó una extensión mejorada, ya que también reconoce texto presente en imágenes y mejora la digitalización de textos. Google se interesó una vez por una de sus herramientas y le convirtió en millonario. La cifra de venta fue alta, entre 10 y 100 millones de dólares, aunque desconocida oficialmente.

Tras esta venta, von Ahn estuvo colaborando con Google pero pronto decidió continuar con su camino en solitario y apostó por otro negocio:  esta vez se centró en la educación. Quería ayudar a transformar la educación, inspirándose en su país, donde las oportunidades se limitan a quienes tienen dinero. Dado que era un sector muy amplio, apostó por los idiomas, ya que como él mismo aseguró, "en la mayoría de los países, puedes ganar entre un 25 y un 100% más si sabes inglés".

"Para ponerlo en perspectiva, hay 1,2 billones de personas en todo el mundo que están aprendiendo un idioma extranjero, y aproximadamente 800 millones de ellos están aprendiendo inglés para salir de la pobreza", ese fue el planteamiento inicial y que le llevó a cofundar Duolingo. La plataforma, que cuenta con más de 300 millones de usuarios en la actualidad, permite aprender online diferentes idiomas . 

Una herramienta útil para los refugiados

A pesar de que Duolingo no cobra a los usuarios, facturan 5.000 dólares al día. Para ello, cobran ciertas actividades de la aplicación y, sobre todo, se benefician de la publicidad. Además, otra de las formas de las que obtienen recursos son los certificados de idiomas. Von Ahn descubrió una industria de 10.000 millones en títulos de inglés, por lo que creó la suya propia, como TOFL, por 250 dólares por prueba. Según recoge Forbes, más de 60 universidades ya aceptan este título. 

A pesar de que fundó la aplicación con el objetivo educativo, Duolingo también resultó muy útil en la crisis social que supuso la llegada de refugiados a Europa. En 2015 cuando estalló la crisis de refugiados, solo en Alemania, cerca de 330.000 personas utilizaron la herramienta para aprender alemán. 

La proyección de Duolingo ha hecho que diferentes inversores quieran participar en la empresa. En la actualidad cuenta con inversores variados que van desde Google Capital, Union Square Ventures, hasta el actor Ashton Kutcher, entre otros. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios