Un ritmo similar al de 2018

La jubilación, a niveles preCovid... 900 retiros al día de la avanzadilla 'boomer'

Durante el primer semestre del año se han jubilado 162.621 trabajadores, una cifra mayor que en el mismo periodo de 2019 y un 32% más elevada que la del atípico 2020. La edad de retiro ha subido un mes.

Protestas convocadas por el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria este sábado en Pamplona.
La incertidumbre sobre el futuro de las pensiones hacen que los jubilados sigue protestando.
Agencia EFE

Un total de 162.621 trabajadores decidieron poner fin a su vida laboral entre enero y junio de este año, una de las cifras más elevadas en este periodo durante los últimos 15 ejercicios y que ha superado incluso los registros que se produjeron antes de la pandemia del coronavirus, cuando en los primeros seis meses de 2019 los retiros no llegaron a 160.000. Con toda la población mayor de 80 años inmunizada -que frena las bajas en el sistema- y con el 98% de los que tienen 70 a 79 años con pauta completa y con nueve de cada diez con entre 60 y 69 años totalmente vacunados, junto al fin de las trabas burocráticas y los retrasos de la Administración por la Covid, la estadística que facilita periódicamente la Seguridad Social ha dado la vuelta.

El cansancio durante la pandemia de muchos trabajadores ha sido determinante en el incremento de nuevos pensionistas, pero también la necesidad de anticiparse de muchos ante el efecto que puede tener en sus prestaciones la reforma de las pensiones, ya en marcha, pero que ha dejado para más adelante las medidas más duras y que pueden suponer un recorte importante en las nóminas. Unidos a esto, el desembarco de los 'baby boom', que se empezaba a intuir antes de la pandemia, se ha hecho más evidente durante los últimos meses, en los que se han empezado a jubilar los que nacieron a final de los 60 y no han querido esperar a los 65 años.

Otro cambio, aunque no tan drástico, ha sido el aumento de la proporción de los que se jubilan a la edad legal, que ha permitido que la media de retiro se sitúe por primera vez en 64,7 años, un mes más que el pasado año 2020. Según la estadística de la Seguridad Social, hasta junio habían dejado el mercado laboral antes de cumplir 65 años un total de 61.600 personas, casi 6.000 menos que el mismo periodo de 2019. Sin embargo, se ha producido un importante incremento de 32% de jubilaciones anticipadas con respecto a 2020, el año de la Covid. En cualquier caso, un 38% de los trabajadores se retira antes de cumplir la edad legal, asumiendo en la mayoría de casos la penalización vigente.

El ritmo actual de jubilaciones supondría batir el récord histórico de retiros, que se produjo en 2018 y que supuso más 328.000 altas en el sistema

También destaca el ritmo de jubilaciones, que de ser seguir así llevaría a la mayor cifra de retirados de la serie histórica. El récord hasta ahora se dio en 2018, en plena recuperación de la crisis económica de 2008. En ese ejercicio se produjeron 328.152 altas de jubilación. El siguiente año con mayor número de retirados fue 2013, más 314.000, uno de los ejercicios más duros de la recesión, que generó tasas de paro de récord y que se cebó fundamentalmente con los trabajadores mayores, que, incapaces de encontrar un empleo o desempleados con poco más de 61 años, optaron por abandonar la vida laboral.

La radiografía de las pensiones de los trabajadores de la Seguridad Social contrasta con la de los funcionarios de Clases Pasivas -los que entraron en la Administración antes de 2011-. Si bien en ambas se evidencia un aumento importante el número de las altas globales, en el caso de los empleados públicos ha venido por los retiros antes de los 65 años. Según los datos facilitados por el Ministerio a La Información, solo entre los meses de enero y junio se han retirado 9.160 efectivos antes de cumplir 65 años, frente a los apenas 6.486 que lo hicieron en el mismo periodo de 2020 y los 7.175 de 2019. Mientras, el número de altas totales han aumentado casi un 30%. 

Esta tendencia se podría mantener e incluso acelerarse en los últimos seis meses del año, un tramo en el que las jubilaciones se duplican -como se observa durante los últimos ejercicios-, sobre todo por el aumento de los retiros de los docentes tras el final de curso. También numerosos sanitarios han decido adelantar el fin de su vida profesional, tras el año más duro para casi la totalidad de ellos, con incrementos de carga de trabajo y jornadas laborales difíciles de aguantar y más a la puerta de la jubilación.

Los funcionarios, sin penalizaciones por jubilarse antes de los 65 años, han multiplicado sus retiros antes de la edad legal y ya van camino de marca histórica

Los empleados públicos de Clases Pasivas han decidido pisar el acelerador de los retiros en previsión de lo que pueda pasar en las fases posteriores de la negociación, en las que está sobre la mesa el Factor de Equidad Intergeneracional, que sustituirá al factor de Sostenibilidad del Partido Popular. Aunque en principio sus pensiones parecen a salvo en la reforma, gracias a un pacto Partido Popular y Partido Socialista para mantener las ventajas de retiro de este colectivo, no parecen querer arriesgarse a cambios, aunque sean mínimos, en el futuro.

Los funcionarios, a diferencia de los autónomos y los empleados en empresas privadas pueden acceder al retiro anticipado voluntario a partir de los 60 años, acreditando 30 años trabajados en la Administración y no es necesario que estén en activo, por lo que pueden incluso coger una excedencia en su última etapa de vida laboral y llegar de esa forma a la jubilación. La excepción son los profesores universitarios, magistrados, jueces, fiscales, secretarios judiciales y registradores de la propiedad, cuyo retiro forzoso es a los 70 años, aunque pueden hacerlo cinco años antes justificando 15 años en el sector público. 

Mostrar comentarios