Y evitar el hachazo fiscal

Jubilación anticipada: ¿cómo rescatar el plan de pensiones si me jubilo antes?

Si el retiro llega antes de la edad oficial, el plan debe recoger de forma específica la opción de acceder a los ahorros bajo esta contingencia. 

La jubilación anticipada forzosa premite al trabajaor compensar las pérdidas de su salario.
Jubilación anticipada: ¿cómo rescatar el plan de pensiones si me jubilo antes?
Canva.

La edad legal de jubilación y la edad a la que efectivamente los españoles comienzan a disfrutar de su retiro es diferente. Si para la primera se necesitan tener 65 años y haber cotizado 37 o más; o 65 y 10 meses, si se tienen menos años cotizados, los trabajadores empiezan a cobrar su pensión de la Seguridad Social a los 64 años y cinco meses. Esto es debido a que la norma establece algunas excepciones que permiten empezar a cobrar antes una pensión, como la jubilación anticipada, parcial o la de mutualistas que cotizaron antes de 1967, entre otras.

De igual modo, aunque los planes de pensiones están pensado para el ahorro jubilación y su rescate no esté ideado, hasta la llegada del retiro, con el paso del tiempo las contingencias para recuperar el dinero ahorrado antes de tiempo se han ido adaptando a las nuevas situaciones económicas que se han ido produciendo en el país. La última, la posibilidad de acceder a la cantidad acumulada en caso de ERTE: pero antes de esta ya era posible hacerlo bajo condiciones de invalidez, paro de larga duración, enfermedad grave y también en caso de acceder a la jubilación anticipada, entre otros. Sin olvidar, que a partir de 2025 se podrá recuperar pasados 10 años de la primera aportación para los derechos consolidados hasta entonces.

El poder liberar el plan de pensiones ante una jubilación anticipada resulta imprescindible para muchos trabajadores que aceptan a cambio de poder disfrutar de su retiro antes de tiempo, una pensión pública menor. Pero al igual que para acceder a esta modalidad de jubilación se deben cumplir ciertos requisitos, también es imprescindible cumplirlos a la hora de rescatar el plan de pensiones.

El primero, que el plan recoja de forma específica la opción de acceder a los ahorros bajo esta contingencia, y la segunda, haber cesado toda actividad que requiera el alta en la Seguridad Social. Una vez cumplidos resulta imprescindible elegir bien la manera de hacerlo si se quiere evitar que los impuestos que deben pagar a Hacienda acaban con toda la rentabilidad generada.

A la hora de recuperar el plan de pensiones existen cuatro posibilidades:

  • Capital. Esto supone cobrar el plan de pensiones todo de golpe.
  • ​Renta. Así cobrarías una cantidad al mes, de forma trimestral, semestral... En la mayoría de casos es el cliente quien marca la periodicidad y también quien elige cuánto dinero quiere retirar cada vez. Se trata de una modalidad parcial. 
  • De forma mixta. Mezcla los dos anteriores. En este caso el rescate también será parcial.
  • Renta vitalicia. En lugar de ir cobrando el plan hasta que se agote el dinero, se llega a un acuerdo con la entidad para que haga cálculos y estire ese dinero.

Cómo evitar el hachazo fiscal

En cómo se decida proceder al rescate reside la clave de la fiscalidad, ya que en todos los casos, menos en el último, el dinero recuperado pasa a integrarse dentro de las rentas del trabajo, y no del ahorro, tal y como ocurre con los fondos de inversión o las acciones. A efectos prácticos, esto implica que se aplicará una escala fiscal diferente al hacer la declaración de la renta, llegando a tener que pagar el tipo máximo para los ingresos superiores a los 60.000 euros.

Este es el porcentaje a aplicar, según los tramos de IRPF de 2020

  • De 0 hasta 12.450 euros: se aplica el 19% 
  • ​De 12.450 euros a 20.200: se aplica el 24%
  • De 20.200 euros a 32.200: se aplica el 30%
  • De 35.200 euros a 60.000: se aplica el 37%
  • Más de 60.000: se aplica el 45%

Por ello, resulta preferible no rescatar todo el dinero de golpe, y optar por la modalidad en forma de renta, con el que se puede acceder al dinero poco a poco estableciendo una periodicidad, o por la forma mixta. Tampoco es aconsejable recuperar el dinero el mismo año que se deja de trabajar, ya que el salario seguramente sea mayor que la pensión pública y será fácil que se tenga que tributar por las escalas más altas del impuesto.

A la hora de echar cuentas, hay que recordar que al rescatar el plan de pensiones en forma de capital, los derechos consolidados generados hasta 2007 cuentan con una exención del 40% en el IRPF (en el País Vasco no hay restricción temporal). Esta ventaja solo es aplicable el año de la jubilación y los tres siguientes.

Mostrar comentarios