Martes, 23.10.2018 - 20:59 h
Búsqueda de rentabilidad

¿Jubilación? La brutal diferencia entre ahorrar 10 años de joven o empezar tarde

La edad media del inversor español en planes de pensiones está en 50 años y sólo el 21% de la población entre 31 y 40 años tiene un plan de pensiones.

¿Jubilación? La brutal diferencia entre ahorrar 10 años de joven o empezar tarde (EFE)
Pasar de la concienciación a la acción puede ser clave (Foto: EFE)

Las pensiones siguen en boca de todos: los jubilados se han echado a la calle por la escasa revalorización del 0,25% en su nómina y no parece que vaya a calmarles la última propuesta de exenciones fiscales a los pensionistas de avanzada edad.

Mientras tanto, las generaciones que todavía están lejos de jubilarse son cada vez más conscientes de la necesidad de ahorrar de cara a complementar su futura pensión pública. Sobre todo, a la luz de expectativas como las de la Comisión Europea, que prevé las pensiones en España cubran un 51,7% del último salario en 2050, frente al 79% que cubren ahora (lo que se conoce como tasa de sustitución).

Pero de la concienciación a la acción hay una gran brecha: la edad media del inversor español en planes de pensiones está en 50 años y sólo el 21% de la población entre 31 y 40 años tiene un plan de pensiones. Aunque existen otras muchas vías para ahorrar e invertir de cara a la jubilación, sirve como muestra de lo tarde que empezamos a planificar nuestras finanzas.

Y esto tiene consecuencias. El impacto de invertir durante pocos años de jóvenes es brutal comparado con ahorrar durante muchos más años al final de nuestra carrera laboral. Claro está, siempre que demos con un buen producto, que nos aporte rentabilidades adecuadas. Veámoslo con un ejemplo:

El ejemplo de María y Pedro

María empieza a ahorrar a los 31 años. Entre los 31 y los 40 invierte 200 euros al mes (2.400 al final del año). Luego lo dejará estar y se olvidará de que tiene ese dinero hasta que se jubile. En total, invierte 24.000 euros.

Pedro empieza a invertir con 41 años. Aporta al año exactamente lo mismo que María pero, además, durante muchos más años: hasta que se jubile, es decir, 25 años. En total, ha desembolsado 60.000 euros.

Supongamos que los dos consiguen un producto que les aporte una rentabilidad del 7% anual. ¿Quién tendrá más en el momento de jubilarse?

Por sorprendente que parezca, María tendrá más ahorros a los 65 años que Pedro, al rozar los 200.000 euros, mientras que Pedro se habrá quedado en torno a los 160.000 euros, haciendo un esfuerzo mayor de ahorro.

¿Cómo es posible si ella solo ha invertido durante 10 años 24.000 euros en total, frente a los 60.000 euros que ahorró Pedro?

La respuesta es el interés compuesto. Los ahorros de María, aunque menores, han estado más años invertidos rentando ese 7%. Eso supone que cada 10 años María ha duplicado su inversión, porque su dinero iba generando intereses, que a su vez generaban más intereses.

En resumen, pasar de la concienciación a la acción puede suponer un importante pellizco si se hace pronto, ya sea en planes de pensiones, en fondos de inversión, o en cualquier otro producto que nos aporte la rentabilidad adecuada.

¿Cuánto puedo tener si ahorro a largo plazo?

Ahora en Portada 

Comentarios