Justicia ordena a Vale suspender actividades mineras en estado brasileño de Pará

  • Un tribunal de Brasilia ordenó al gigante brasileño de la minería, Vale, suspender sus actividades de extracción en la mina de níquel Onça Puma, en el estado amazónico de Pará, e indemnizar a los indígenas de la región.

La decisión judicial fue publicada este sábado y responde a un pedido del ministerio fiscal de la ciudad de Redençao (sureste de Pará).

Según el texto, Vale debe pagar a partir de ahora un millón de reales (unos 300.000 dólares) por mes a cada uno de los tres poblados indígenas de la etnia Xikrin, en la región de Cateté, donde el río homónimo está contaminado por metales pesados.

Según la empresa, "en total en 2015 habrá pagado más de 11 millones de reales (más de 3,5 millones de dólares) a los tres poblados en cuestión", publicó este sábado el diario local O Globo.

El texto judicial asegura que la contaminación es la causa de la malformación de fetos y enfermedades graves en la región.

Las autoridades judiciales consideran que las actividades en la mina Onça Puma - que comenzó a producir en 2011- son las responsables de esa contaminación. La compensación financiera servirá entonces para que la población indígena se adapte a esta nueva realidad: sin poder pescar o bañarse en el río.

"Los impactos habían sido previstos por estudios realizados por la empresa Vale, pero hasta ahora no se había implantado ninguna forma de compensación", aseguró el ministerio.

Según O Globo, Vale dijo que "ya llamó a retomar las actividades en la mina", que según la empresa, fueron "debidamente autorizadas por la secretaría de Medioambiente de Pará".

cdo/tm/yow

Mostrar comentarios