La CE da ultimátum a Francia para que no discrimine en reparto de TV digital

  • La Comisión Europea (CE) ha dado hoy un último aviso a Francia para que garantice un reparto "no discriminatorio" de las frecuencias de televisión digital conforme a la ley comunitaria, de manera que los telespectadores franceses puedan beneficiarse lo antes posible de una oferta amplia.

Bruselas, 29 sep.- La Comisión Europea (CE) ha dado hoy un último aviso a Francia para que garantice un reparto "no discriminatorio" de las frecuencias de televisión digital conforme a la ley comunitaria, de manera que los telespectadores franceses puedan beneficiarse lo antes posible de una oferta amplia.

La Comisión señaló en un comunicado que el dispositivo francés por el que se reparten a los tres operadores históricos (Canal+, TF1 y M6), al margen de cualquier procedimiento de licitación, canales de televisión adicionales (llamados "canales compensatorios"), es contrario a la legislación comunitaria, penaliza a los rivales y priva a los televidentes de una programación más atractiva.

Bruselas ha formulado su petición en un "dictamen motivado", el último paso en un procedimiento de infracción comunitario previo a la denuncia ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Francia dispone ahora de dos meses para adecuar su normativa a la legislación europea, a fin de evitar la demanda ante la corte con sede en Luxemburgo.

La CE recordó que el objetivo es completar la transición de la difusión analógica a la digital para 2012.

Ese cambio permitirá la posibilidad de utilizar una parte importante del espectro de radiofrecuencias que antes ocupaba la televisión (el llamado dividendo digital) para nuevos servicios.

Con el fin de garantizar que esas frecuencias sobrantes favorezcan la entrada de nuevos actores susceptibles de dinamizar el mercado y aumentar las posibilidades de elección para los espectadores, la Comisión vigila que sean repartidas a través de "procedimientos abiertos, transparentes, objetivos, no discriminatorios y proporcionales".

Por lo que se refiere al sistema puesto en marcha por Francia en 2007 para llevar a cabo esa distribución, la Comisión cree que está al margen de un procedimiento de licitación con las características mencionadas y que no está en línea con la ley europea.

Entre otros motivos, porque asegura que no persigue un objetivo de interés general y distribuye frecuencias como "compensación", sin cumplir con las normas de proporcionalidad.

Según la CE, el supuesto daño que habrían sufrido los operadores tradicionales en cuestión por la anticipación unos meses de la extinción del sistema analógico, es "despreciable" y "podría haber sido compensado con otras ventajas ya acordadas".

Por último, la Comisión considera que otorgar de entrada canales adicionales a ciertos operadores constituye una "discriminación".

Mostrar comentarios