Jueves, 17.01.2019 - 18:59 h
Por encima de los fondos

La inversión en vivienda, en el punto de mira de la CNMV por su alta rentabilidad

El regulador afirma que los hogares han infravalorado algunos de los riesgos implícitos a estas inversiones. 

Rentabilidad vivienda
 

La CNMV parece tener claro que el mercado de inversión en vivienda aún tiene recorrido y, en su boletín trimestral sobre el ahorro de los hogares, señala este tipo de inversiones como la más rentable, por encima de los fondos, los depósitos e incluso el Ibex 35. 

Tal y como se puede observar en el gráfico, la rentabilidad de la vivienda supera el 10%, mientras que el resto de indicadores de rendimiento se quedan muy por debajo de este margen. Además, entre los años 2016 y 2017 se produjo un repunte de este índice,  en leve crecimiento desde 2014. 

Según afirma la CNMV, "la decisión de adquirir viviendas frente a alquilar estuvo durante muchos años relacionada con las fricciones del mercado de alquiler que ofrecía unos precios similares a los pagos resultantes de la financiación derivada de la compra de vivienda, por lo que ante un gasto mensual semejante los hogares han mostrado una preferencia clara por la compra". 

Esta rentabilidad que ahora marca cifras superiores al 10%, estuvo en negativo tras el estallido de la crisis económica y no consiguió recuperarse de los números rojos hasta 2013. 

"Cabe concluir, en definitiva, que la adquisición de bienes inmuebles por parte de los hogares españoles se ha realizado de manera importante para su uso pero también por un motivo de inversión, originada por la fuerte revalorización de los precios hasta el año 2007", señala este informe. 

En cambio, el regulador critica que no siempre se han tomado las decisiones de la mejor forma. "Es posible que las decisiones de inversión se hayan tomado en buena medida atendiendo únicamente a variables como el rendimiento e infravalorando algunos de los riesgos implícitos a estas inversiones", señala. En concreto, afirma que el riesgo de mercado, derivado de un crecimiento excesivo de los precios, y el riesgo de liquidez, por la imposibilidad de vender los inmuebles con rapidez sin experimentar pérdidas notables, pueden ser algunos de estos peligros. 

Ahora en Portada 

Comentarios