Miércoles, 17.10.2018 - 18:50 h
No todo es la dictadura del PIB

La 'economía rosquilla': un libro desvela por qué Rajoy cae pese al crecimiento

El presidente del Gobierno defiende que salvar a España del rescate y mejorar los datos macroeconómicos no tiene recompensa. ¿Por qué?

Economía rosquilla
 

"Salvamos a España del rescate. Cogimos un país en quiebra y hemos reducido el paro, crecemos al 3%, no hemos congelado las pensiones, hemos bajado impuestos". Son los mantras de Mariano Rajoy para defender una gestión contestada en las calles y en las encuestas. No se lo explican en el PP, pero tal vez el libro de Kate Raworth 'Economía rosquilla', puede darle algunas claves. El primero de los consejos de esta economista de Oxford que ha pisado la realidad de la macroeconomía trabajando para Oxfam es que "el PIB no es Dios, y que la idea de que este pueda crecer indefinidamente no tiene una base real. Es un deseo. Yo estoy a favor del crecimiento, claro, pero nada en la naturaleza crece de forma indefinida".

No solo eso, su idea de economía rosquilla, es decir circular, donde todo llegue a todos se basa en una idea clave. "Hoy el reto es crear economías —desde el nivel local hasta el global— que ayuden a llevar a toda la humanidad al espacio seguro y justo de la rosquilla. En lugar de perseguir un PIB cada vez mayor, es hora de descubrir cómo prosperar de forma equilibrada  La economía no es solo el flujo circular del dinero", sentencia en una charla entre periodistas y economistas. Tal vez por eso la lluvia fina del crecimiento de Rajoy no cala y las encuestas lo reflejan. Donella Meadows —una de las autoras del informe 'Los límites del crecimiento', publicado ya en 1972— se preguntaba: "¿Crecimiento de qué, y por qué, y para quién, y quién paga el coste, y cuánto tiempo puede durar, y cuál es el coste para el planeta, y cuánto es suficiente?".

¿Ilusa? ¿Utópica? Kate Raworth se ríe. Es la crítica que siempre se le hace a los que creen que otro modelo es posible. "Hoy tenemos economías que necesitan crecer, independientemente de que nos hagan prosperar o no; y lo que necesitamos, precisamente, son economías que nos hagan prosperar, independientemente de que crezcamos o no". Muchos se echan las manos a la cabeza, pero Raworth recurre a economistas clásicos. James Steuart, que ya en 1767 publicó Investigación sobre los Principios de Economía Política, decía que el objeto principal de la economía es "garantizar un cierto fondo de subsistencia para todos los habitantes". Adam Smith señalaba que la economía "debe permitir a la gente obtener renta para subsistir por sí misma; y proporcionar al Estado o la comunidad una renta suficiente para los servicios públicos". ¿Locos? 

El anillo interior de la rosquilla que defiende la autora —su fundamento social— representa los elementos básicos de la vida que no deberían faltarle a nadie. Estos doce elementos básicos incluyen: alimento suficiente; agua limpia y un saneamiento adecuado; acceso a la energía y a unas instalaciones culinarias limpias; acceso a la educación y a la atención sanitaria; una vivienda digna; una renta mínima y un trabajo digno; y acceso a redes de información y a redes de apoyo social. Además, es necesario que todo ello se logre en un marco de igualdad de género, equidad social, participación política, y paz y justicia. 

Kate Raworth

Una de las diez tuiteras más seguidas en Economía

Kate Raworth es una economista cuya investigación se centra en los retos sociales y ecológicos específicos que plantea el siglo XXI. Ejerce la docencia como investigadora asociada invitada sénior en el instituto de cambio medioambiental de la universidad de Oxford, y es asociada sénior del instituto de liderazgo pro sostenibilidad de Cambridge.

En los dos últimos decenios, Raworth ha trabajado como investigadora sénior en
Oxfam, ha sido coautora del informe de desarrollo humano del programa de las Naciones Unidas para el desarrollo y ha colaborado con el instituto de desarrollo de ultramar en las aldeas de Zanzíbar. Ha sido calificada por 'The Guardian' como una de las diez tuiteras más importantes en materia de transformación económica.

Upton Sinclair, ganador del Pulitzer, dijo en su día: "Es difícil conseguir que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda". ¿Es Rajoy consciente de la precariedad laboral y la bajada de salarios que ha afrontado sobretodo la clase media? ¿Le importa a esta crecer al 3% si sigue sin avanzar? Lo que muchos gobiernos hoy no acaban de entender, no solo en España, es que la máxima de Henry Wallich, gobernador de la Reserva Federal estadounidense en la década de 1970, explica muchas posturas de los organismos internacionales que nos han llevado hasta aquí. "El crecimiento es un sustituto de la igualdad de renta. Mientras hay crecimiento, hay esperanza, y eso hace tolerables los grandes diferenciales de renta acumulada". Eso parece que se está acabando. La gente quiere respuestas y esta economía rosquilla es una idea, como otras muchas que ya circulan en el ámbito económico. Porque el sistema, por primera vez en mucho tiempo, teme que la paciencia acabe. De ahí que la OCDE o el FMI pidan subir salarios ya. Que la recuperación se note. 

 ¿quieres cambiar el mundo?

Siete consejos para los nuevos economistas

¿Quién quiere ser economista? Estos son los consejos de Kate Raworth para los jóvenes economistas que realmente quieran cambiar el mundo. 
1. Cambiar de objetivo
Del PIB a la rosquilla
2. Ver el panorama general
Del mercado autosuficiente a la economía incardinada.
3. Cultivar la naturaleza humana
Del hombre económico racional a los humanos sociales adaptables.
4. Aprender a dominar los sistemas
Del equilibrio mecánico a la complejidad dinámica.
5. Diseñar para distribuir
De «el crecimiento lo nivelará todo» a la distribución por diseño.
6. Crear para regenerar
De «el crecimiento lo limpiará todo» a la regeneración por diseño.
7. Ser agnóstico con respecto al crecimiento
De ser adicto al crecimiento a mostrarse agnóstico con respecto a él.

Volvamos al crecimiento. Ese que generará empleo e ingresos suficientes para mantener nuestro Estado de Bienestar, según Rajoy, pensiones incluidas. La tasa media de crecimiento del PIB de los trece países miembros más arraigados de la OCDE ha pasado de más del 5% a comienzos de la década de 1960 a menos del 2% en 2011. Ahora repunta, pero poco. Por eso el impacto de noticias como 'Los papeles de Panamá' es tan importante, al igual que la corrupción. Algunos datos son relevantes y Kate Raworth los aporta en su libro. Hay al menos 18,5 billones de dólares ocultos en paraísos fiscales de todo el mundo, que representan una pérdida anual de más de 156.000 millones de dólares en ingresos tributarios. Las corporaciones multinacionales trasladan cada año alrededor de 660.000 millones de dólares de sus beneficios a jurisdicciones donde prácticamente no pagan impuestos, como Países Bajos, Irlanda, Bermudas y Luxemburgo. Ahora Europa presiona a grandes empresas para que paguen impuestos. 

No solo es el mantra del crecimiento. La economía basada en valores es fundamental en el nuevo mundo globalizado. Raworth cree en el mercado pero con controles,  también en un Estado al que se tacha de incapaz e ineficaz, y que tiene que tender a ser "tan profesional como riguroso y responsable".  Las finanzas, que son básicas, "deben servir también a la sociedad y no solo a generar riqueza". La empresas deben apostar por la innovación y tener objetivos más allá de la cuenta de resultados.  El comercio internacional deber ser "equitativo". Raworth reconoce que cuando empezó a estudiar economía quería cambiar el mundo y que se decepcionó. Y acusa a los responsables académicos de enseñar economía con los roles del pasado. "Habría que pensar cuál es el propósito de la economía, hablar de redistribución, de economía colaborativa y creativa que también crea empleos. Cierto que soy más activista que optimista, pero tengo claro que si no crees que las cosas pueden cambiar nunca lo harán". Y cita una frase de Buckminster Fuller, diseñador, arquitecto, visionario e inventor estadounidense: "Nunca se cambian las cosas luchando contra la realidad existente. Si quieres cambiar algo, construye un modelo nuevo que haga obsoleto el modelo actual". La economía rosquilla es una, pero puede haber más. Sí, Rajoy debería leer el libro. Entendería las encuestas.

Ahora en Portada 

Comentarios