Viernes, 19.10.2018 - 16:06 h
Nueva etapa en el Instituto de la Empresa Familar

La empresa familiar se orienta al exterior y prevé replegar su inversión en España

El nuevo presidente del IEF, Francisco Riberas, de Gestamp, señala la internacionalización como el mejor camino, "a veces el único", para crecer.

El presidente ejecutivo de Gestamp, Francisco Riberas
El presidente ejecutivo de Gestamp, Francisco Riberas / EFE

La Asamblea de socios del Instituto de la Empresa Familiar - probablemente el club de empresarios más influyente del panorama nacional- eligió este martes por unanimidad a Francisco J. Riberas, presidente ejecutivo del Grupo Gestamp, como su nuevo presidente, en sustitución de Ignacio Osborne tras vencer su mandato por dos años.

Riberas es uno de los empresarios de moda después de haber pilotado hace ahora un año el primer gran salto a bolsa de una empresa industrial de la España post-crisis y de impulsar un ambicioso plan de expansión internacional que ha llevado a la empresa española de componentes del automóvil a consolidar su presencia ya en 21 países.

La empresa familiar ha escogido pues como presidente a un estandarte de la internacionalización en un contexto en el que este segmento - que representa el 70% del PIB y el 60% del empleo en España- parece decidido a orientarse hacia el exterior y moderar su esfuerzo inversor en el mercado doméstico. Según la tradicional encuesta que el IEF realiza a sus socios en esta tipo de cónclaves, la proporción de empresarios que prevé incrementar su inversión en España ha pasado del 75% del año pasado al 63% este año y si se amplía el foco a los próximos tres años el porcentaje de empresas que prevé incrementar su inversión se ha reducido del 82% al 72% en menos de un año - la última encuesta data del pasado mes de octubre-.

No se trata de un repliegue forzado. Los empresarios no reducirán su inversión en España porque esperen un deterior de la situación económica. En otra de las preguntas de la encuesta, los empresarios mejoran del 5,88 al 6,39 (sobre 10) su valoración de la situación económica en España y en una amplia mayoría (85%) esperan un moderado aumento de la actividad económica a corto y medio plazo. Dos de cada tres esperan mejorar sus ventas este año y un 80% consideran que las mejorarán en el curso de los próximos tres años.

Internacionalizarse para crecer

"Soy un firme convencido de que la ambición por crecer y desarrollarse debe ser uno de los pilares básicos de la estrategia de toda empresa que mire al largo plazo", declaró Francisco J. Riberas en su primer discurso como presidente del IEF, "y la internacionalización puede ser una vía, a veces la única vía, para crecer en un mercado cada día más global".

A glosar este principio dedicó la Empresa Familiar una mesa redonda en la que Pilar Martínez-Cosentino, adjunta a la Presidencia del Grupo Cosentino - la firma almeriense, líder global en la producción de superficies arquitectónicas, que obtiene más del 90% de su facturación del negocio exterior-; Federico Michavila, presidente y consejero delegado del Grupo Torrecid - una de las firmas más innovadores del sector cerámico castellonense-; y José María Serra, presidente de la aseguradora Catalana Occidente, tres grupos que se han internacionalizado con éxito, detallaron sus experiencias, los obstáculos, las barreras y también las ventajas que obtuvieron de sus procesos de salida al exterior.

La mesa sirvió para decantar una suerte de 'Carta a los Reyes' de la empresa familiar internacionalizada. Federico Michavila pidió una Administración más ágil y una recuperación del pulso reformista. "Las reformas, como la laboral, que sirvieron para sacar a España de la crisis se han quedado ahí y no han progresado". Serra, que juega en un sector hiperregulado, pidió una menor obsesión regulatoria por parte del Gobierno. Para Pilar Martínez-Cosentino sería positivo para la internacionalización de las empresas la recuperación de la libertad de amortización en el Impuesto de Sociedades, derogada dentro del paquete de medidas adoptadas desde el Gobierno para avanzar en la reducción del déficit público.

Los riesgos del populismo y la buena reputación de los empresarios

En su primer discurso como presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco J. Riberas, incidió especialmente en la necesidad de redoblar los esfuerzos para defender la buena reputación de los empresarios ante los ataques que reciben desde determinados ámbitos. "La fuerte crisis económica ha ocasionado graves problemas a muchas familias de este país y ha generado un clima propicio para que la demagogia y los nuevos populismos culpen a las empresas de todos sus problemas", advirtió el nuevo presidente de la empresa familiar.

En este sentido, Riberas señaló la necesidad de recordar que las grandes empresas de hoy "fueron en su día start-ups, que tanto prestigio y reconocimiento social tienen", que tuvieron éxito y que han generado actividad económica y empleo en los territorios donde surgieron.

Ahora en Portada 

Comentarios