La extracción minera submarina, próxima amenaza para los océanos


La extracción minera submarina que empezará a desplegarse a medio plazo podría constituir una nueva presión para los mares profundos del planeta en el futuro, según alertó este lunes el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
Según un estudio internacional en el que participa el CSIC, las montañas submarinas, los corales de agua fría, los taludes superiores de los márgenes continentales y los cañones submarinos son los ecosistemas del mar profundo que mayor riesgo corren a corto y medio plazo.
Las mayores amenazas del mar profundo (zona que va de los 250 metros de profundidad hasta profundidades de 11.000 metros) son actualmente la presión pesquera, los efectos del cambio climático, la acidificación oceánica, la contaminación química y la acumulación de basuras.
La veintena de expertos que han participado en el estudio han realizado un análisis de los impactos antropogénicos más importantes que afectan en el pasado, presente y futuro a los hábitats de estos mares en todo el planeta.
Además, han identificado qué zonas del mar profundo corren un mayor riesgo a corto y medio plazo, así como las mayores amenazas que pesarán sobre estas zonas en el futuro inmediato.
En el trabajo, los expertos destacan también las zonas que en el futuro tendrán una mayor presión a causa de la extracción minera submarina, una actividad que empezará a desplegarse a medio plazo.
Así, el CSIC asegura que ya se conoce la existencia de depósitos importantes de cobre, níquel y cobalto en los nódulos de magnesio de las zonas abisales del Pacífico; de hierro, cobalto, cobre y platino en las montañas submarinas del Pacífico central y oeste, y de grandes depósitos de metales explotables (oro, zinc, cobre, plomo, cadmio y plata) en los depósitos masivos de sulfitos de las fuentes hidrotermales.
La investigación, que aparece en el último número de "Plos One", está ligada al proyecto "Census of marine life". Ha estado coordinado por la investigadora del CSIC Eva Ramírez Llodra, bióloga en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona.

Mostrar comentarios