Fin de una era en Alemania

La favorita de Merkel, elegida líder del gran partido de la locomotora europea

Merkel, canciller de Alemania desde 2005, decidió a finales de octubre ceder las riendas del partido que ha liderado desde el año 2000.

Annegret Kramp-Karrenbauer reacciona tras ser elegida como nueva presidenta del partido Unión Cristianodemócrata alemana (CDU). EFE/ Clemens Bilan
Annegret Kramp-Karrenbauer reacciona tras ser elegida como nueva presidenta del partido Unión Cristianodemócrata alemana (CDU). EFE/ Clemens Bilan

La Unión Cristianodemócrata alemana (CDU) eligió hoy como nueva presidenta a su secretaria general, la centrista Annegret Kramp-Karrenbauer, quien sucederá a la canciller de Alemania, Angela Merkel, tras 18 años al frente del partido.

AKK, como se la denomina, se impuso en la votación del congreso de la CDU, que tiene lugar en Hamburgo, al exrival interno de Merkel, Friedrich Merz y al ministro de Sanidad, Jens Spahn, ambos del ala derechista del partido.

La CDU pone fin a una era en el país más importante desde el punto de vista económico y político de todo el continente: Alemania. Mientras que suenan cada vez más alto los tambores que anuncian el agravamiento de la recesión en medio mundo (con la zona euro expuesta como la que más), la locomotora germana ha decidido que sea un perfil más político que empresarial quien tome el mando a partir de la marcha de todo un símbolo de la historia reciente mundial como es Angela Merkel, en lo más alto desde el cambio de siglos en el año 2000.

Merkel, canciller de Alemania desde 2005, decidió a finales de octubre ceder las riendas del partido que ha liderado desde el año 2000 tras los malos resultados obtenidos por su bloque conservador en las últimas elecciones regionales y la caída en picado de los índices de las encuestas de opinión. Sin embargo, planea cumplir su mandato como canciller hasta 2021 dentro del Gobierno de coalición con los socialdemócratas.

AKK, una apuesta por la renovación

Annegret Kramp-Karrenbauer, sucesora de Angela Merkel al frente de la CDU, llega al cargo para defender lo que ella llama las tres raíces del partido -la conservadora, la socialcristiana y la liberal- sin abandonar el centro. Su elección es una apuesta por la renovación dentro de la continuidad. Mientras que sus rivales en la lucha por la presidencia del partido, Jens Spahn y Friedrich Merz, eran vistos como bazas de los críticos de Merkel, AKK es considerada la sucesora de la canciller.

Cuando AKK, como se le conoce por sus iniciales, se convirtió en secretaria general de la agrupación en febrero pasado, elegida por un congreso extraordinario a propuesta de Merkel, algunos medios la presentaron como la "princesa heredera". Ella respondió que nunca le ha gustado el papel de princesa, ni siquiera en carnavales, lo que era una forma de mostrar independencia frente a su mentora.

Merkel, por su parte, evitó apoyarla abiertamente durante la carrera por la sucesión -dijo que cuando alguien intentaba escoger su sucesor o sucesora las cosas tendían a salir mal- pero era un secreto a voces que era su candidata. Frente a quienes piden un giro hacia la derecha, AKK ha abogado por defender las esencias conservadoras del partido, sin que nadie lo arrastre a los extremos.

Su rechazo abierto al matrimonio homosexual la emparenta con los conservadores, pero sus convicciones en política económica y social, como su defensa del salario mínimo interprofesional la pasada legislatura o de las cuotas de mujeres para fomentar la igualdad en las empresas, le distancian de ellos.

AKK, a quien se ha llegado a denominar "mini-Merkel", nació en Völklingen, en el Sarre (oeste de Alemania), hace 55 años y la mayor parte de su carrera política ha estado centrada en ese estado federado, cuyo gobierno encabezó desde 2011 hasta febrero de este año, cuando fue elegida secretaria general.

Casada desde hace 33 años con el ingeniero Helmut Karrenbauer y madre de tres hijos, ya adultos, su biografía presenta claras diferencias con la de la canciller, a pesar de las similitudes en el estilo político. Merkel es protestante, hija de pastor, mientras que Kramp-Karrenbauer es católica practicante y pertenece al Comité Central de los Católicos Alemanes.

Merkel creció en la extinta República Democrática Alemania y llegó tarde a la política. Kramp-Karrenbauer creció en la vieja República Federal de Alemania, cerca de la frontera con Francia, y entró en el partido siendo estudiante. Una de sus prioridades, según ha dicho, será la renovación programática del partido. Ha crecido en su seno y eso da confianza a los militantes más tradicionales.

Entre 1985 y 1988, fue jefa de las juventudes en el Sarre, mientras estudiaba Ciencias Políticas y Derecho Público, y tras concluir la etapa universitaria empezó a trabajar como asesora del grupo parlamentario regional de la CDU.

Su primera incursión en la política nacional fue breve -entre marzo y octubre de 1998 fue diputada del Bundestag para sustituir a un diputado que había dejado su escaño- y en 1999 consiguió un asiento en el Parlamento regional del Sarre.

En 2000 fue nombrada titular de Interior en ese 'Land' (estado federado), donde después ocupó la cartera de Educación y en 2011 fue elegida primera ministra, al frente de una coalición tripartita con Los Verdes y el Partido Liberal (FDP). Su elección no fue fácil y necesitó tres votaciones en el Parlamento, a lo que respondió con humor diciendo que, como madre, sabía que de los partos difíciles salían los hijos más hermosos.

En enero de 2012 anunció que no podía continuar con el tripartito por diferencias con los liberales y, contra todo pronóstico, volvió a ganar las elecciones regionales anticipadas. AKK continuó como primera ministra en gran coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD), una alianza que reeditó el año pasado tras vencer de nuevo en los comicios del Sarre, mejorando sus resultados

Ahora en Portada 

Comentarios