Techo del precio de alquiler

La nueva ley de vivienda reducirá la oferta del alquiler, según inmobiliarias 

La Federación de Asociaciones de Empresas Inmobiliarias pone como ejemplo el caso de Berlín, donde también se reguló el precio de la renta de apartamentos con consecuencias negativas.

EFE
Fadei ha advertido de que los caseros podrían compensar las pérdidas con pagos en negro
Ángel Martínez | EFE

La Federación de Asociaciones de Empresas Inmobiliarias (Fadei) ha advertido en un comunicado hecho público este viernes de que la nueva ley de vivienda en 2021 tendrá un efecto negativo, ya que plantea una regulación de precios del alquiler que reducirá aún más la oferta nacional. La patronal inmobiliaria defiende que esta medida no solucionará la falta de viviendas disponibles.

Según el comunicado, fijar un precio máximo en los alquileres puede provocar que los arrendatarios retiren sus viviendas del mercado o se produzcan pagos en negro como medida de compensación. Aunque puede parecer una solución a corto plazo, “tendrá un efecto negativo y no ayudará a mejorar el acceso a una vivienda digna reconocido en la Constitución”, afirma Montserrat Junyent, presidenta de FADEI. 

A juicio de Junyent, se producirá una inestabilidad entre la protección de los derechos del inquilino y los intereses del sector privado, además de que no controlará el incremento de los precios que traerá la escasez de la oferta. También puede provocar que los propietarios no puedan abordar el mantenimiento de las viviendas, una situación que recuerda tiempos pasados en los que la falta de adecuación de la renta llevó al deterioro del parque de alquiler.

La medida también puede tener un impacto directo en la economía de pequeños propietarios que utilizan el alquiler como complemento a sus ingresos o su pensión de jubilación, provocando que en muchos casos decidan cambiar el alquiler por venta o por otras alternativas.

Desde la federación ponen como ejemplo la situación en Berlín, que reguló hace unos meses el precio del alquiler con el efecto contrario, ya que pese a apreciarse cierto abaratamiento, se redujo la cantidad de vivienda disponible. Junyent, asegura que "el mercado debería seguir regulándose por la oferta y la demanda", a la vez que se adoptan medidas que fomenten la creación de un parque de vivienda social para las familias más desprotegidas. Por ello, es necesario que el Gobierno incentive su construcción mediante estímulos fiscales y de cualquier otro tipo para paliar el problema de la escasez de vivienda disponible.

Mostrar comentarios