Martes, 23.04.2019 - 02:43 h
La Cumbre es el 9  de abril

La UE busca una respuesta económica firme frente al ascenso global de China

La Comisión Europea aceptó el pasado febrero una resolución de la eurocámara para tener un "control" sobre las inversiones del gigante asiático.

Tusk expresa la disposición de la UE a endurecer las sanciones contra Corea
La UE busca cómo situarse en el mercado entre EEUU y China / Europa Press

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) se comprometieron hoy a reforzar su política industrial, de competencia y comercial para hacer frente al creciente poder a escala global de China, a la que reclaman un mayor acceso a sus mercados para las empresas del bloque comunitario.

La negociación para prorrogar el Brexit se alargó en la noche del jueves y obligó a posponer a este viernes el debate para preparar la cumbre entre la UE y China del 9 de abril, que terminó desarrollándose en paralelo a la discusión sobre cómo apuntalar la base económica europea precisamente para competir con el gigante asiático y Estados Unidos.

"Nuestro objetivo es conseguir una relación equilibrada que garantice una competencia justa e igualdad de acceso a los mercados", dijo sobre la cita bilateral el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una rueda de prensa al término de la cumbre. La UE intentará "persuadir a China de incluir los subsidios industriales como elemento crucial de la reforma de la Organización Mundial del Comercio", indicó el expresidente de Polonia.

Los europeos están cada vez más preocupados por los subsidios estatales chinos a sus empresas, que pueden distorsionar la competencia con las compañías comunitarias que pujan en los mismos sectores. Tanto es así que la Comisión evaluará antes de fin de año el impacto concreto de los mismos y cómo abordarlo.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, reconoció que China es a la vez "socio" y "competidor" de la UE y que la relación con el país "es buena, pero no excelente". Criticó que Pekín no compite con los europeos en "pie de igualdad" y no da el mismo acceso a contratos públicos a las empresas europeas.

"Los mercados públicos chinos nos excluyen ampliamente, cuando sería importante que, igual que China puede participar en los mercados públicos en Europa, nosotros pudiésemos hacer lo mismo en China", insistió. El presidente de la CE recordó que el mercado público europeo representa un volumen de 2,4 billones de euros "casi enteramente accesibles" a empresas extranjeras, mientras que, de los 8 billones que mueven estos mercados a nivel global, la UE sólo se beneficia de unos 10.000 millones de euros, por lo que "queda trabajo por hacer".

También la canciller alemana, Angela Merkel, insistió en que "el problema más importante en todas las conversaciones con China" es que la UE le reclama "reciprocidad". El debate llega en un momento en que Alemania y Francia han emprendido una iniciativa para pedir cambios en la normas de Competencia, de modo que no entorpezcan la creación de grandes empresas europeas capaces de competir contra los gigantes chinos, así como apostar por una industria fuerte.

En este contexto, las conclusiones aprobadas hoy por los líderes reclaman una política industrial "firme" y piden a la Comisión que para finales de este año presente una "visión a largo plazo" para el futuro industrial de la UE. El texto, que no cita directamente a China, llama a garantizar una competencia "justa (...) en línea con los intereses estratégicos a largo plazo de la Unión" y afirma que la UE continuará "actualizando el marco de Competencia europeo a los desarrollos del mercado tecnológicos y globales".

Esta mención a posibles cambios no aparecía en los borradores iniciales y lleva la firma de París y Berlín. Por otra parte, los líderes instan a retomar las discusiones sobre la propuesta para crear un instrumento internacional para los mercados públicos, considerado clave para conseguir un acceso recíproco a los mercados chinos y de otros países.

Otro motivo de discusión en torno a China es la seguridad de las redes 5G, un temor que ha ganado relevancia en las últimas semanas por las acusaciones contra la compañía china Huawei por parte de Estados Unidos, que ha vetado sus productos en agencias gubernamentales argumentando que Pekín podría forzarle a espiar o desactivar sus redes.

Preguntado sobre si la UE considera tomar medidas similares, Juncker rehusó pronunciarse al respecto porque la Comisión prevé presentar "de aquí a quince días" una propuesta para un enfoque común europeo sobre el 5G, una idea que también ha sido respaldada por los líderes.

En materia comercial, el Consejo Europeo reiteró su apuesta por un comercio abierto y su rechazo al proteccionismo, pero consideró que la UE debe también "hacer pleno uso de todos los instrumentos de defensa comercial y las normas de contratación pública" para proteger sus intereses frente a prácticas desleales. La idea general cristalizada en este debate, más allá del interés particular en China, es trabajar de cara a marzo de 2020 en un refuerzo de la base económica imprescindible para que la UE mantenga su peso global en un momento de cambio tecnológico y geopolítico.

Ahora en Portada 

Comentarios