Domingo, 22.09.2019 - 19:31 h
A iniciativa del Consejo de Europa

La UE se planta y cierra sus aduanas al tráfico de obras de arte entre ISIS y Mafia

Se pedirá una licencia especial de importación expedida por un país europeo para piezas que tengan al menos de 250 años de antigüedad.

Piezas robadas por Daesh recuperadas por la Policía en Barcelona
Piezas robadas por Daesh recuperadas por la Policía en Barcelona

Lo nunca visto. La N'drangheta y la Camorra unidas con un fin común. Pero eso mismo es lo que ocurrió en pleno auge del grupo terrorista Estado Islámico, como contó en su momento este mismo diario. Dos familias mafiosas italianas se tomaron de la mano para comprar rifles Kaláshnikov y lanzacohetes RPG en los arsenales abandonados con la caída de la URSS y venderlos al Daesh. ¿A cambio? Obras de arte, ingentes cantidades de muestras de incalculable valor que llegaban desde Libia hasta el puerto de Gioia Tauro, en Reggio Calabria. Y todo ello en buques con ¿falsa? bandera china.

Más vale tarde que nunca, el Consejo de la Unión Europea acaba de aprobar nuevas normas para poner coto al tráfico ilegal de bienes culturales. Decía un señor llamado Albert Einstein que "la vida es peligrosa, no por los hombres que hacen el mal, sino por los que se sientan a ver qué pasa". Se puede achacar esto a las autoridades del Viejo Continente, que han tardado años en poner freno a un fenómeno del que han alertado las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en numerosas ocasiones. Sin ir más lejos, el pasado marzo un anticuario de Barcelona y su marchante fueron procesados por comerciar con piezas de arte robadas en Libia por personas vinculadas a Daesh, y que vendían para financiar sus actividades terroristas. Según recogía el auto, el comerciante se hizo con seis piezas (cabezas y torsos de esculturas) procedentes del saqueo perpetrado en 2014 en las ciudades de Albaida, Apolonia y Cirene.

Dos barreras al mercado negro

El acuerdo provisional al que ha llegado el Consejo con el Parlamento Europeo pretende impedir la importación y almacenaje en la UE de bienes culturales llegados de forma ilegal desde un país ajeno al club comunitario. Para ello han decidido crear dos categorías en el marco del proyecto de reglamento: En primer lugar se contempla el requisito de una licencia especial de importación expedida por un país de la UE para piezas como objetos arqueológicos y elementos de monumentos que tengan al menos de 250 años de antigüedad, al considerarse bienes vulnerables. Para que reciban dicha autorización se requerirán pruebas de que se han exportado legalmente desde su país de origen.

Para lo que se consideran bienes menos vulnerables, entre los que se contemplan piezas como colecciones de flora y fauna, monedas, sellos grabados, pinturas, escultura o libros, que tengan al menos 200 años y un valor de, al menos, 18.000 euros, requerirán una declaración del importador de que la importación se ha realizado legalmente.

Claro está, para que todo este sistema funcione en los 27 se ha dispuesto la creación de una base de datos centralizada , que estará a disposición de todas las autoridades nacionales de la UE. El Parlamento Europeo y el Consejo deberán proceder a la adopción formal del reglamento, aunque antes se ha previsto una moratoria para que se realicen los ajustes necesarios por las autoridades aduaneras del club común.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios