Desconexión laboral

Bañez no quiere que cojas el móvil fuera del trabajo (y lo logrará esta legislatura)

Fue una de sus primeras promesas al asumir el cargo y el Ministerio quiere tener consenso para lanzar un plan integral de conciliación.

Los canarios son los menos adictos al teléfono móvil, según Rastreator
No descansamos del móvil y del trabajo ni en vacaciones.

Diciembre de 2016. Fátima Báñez lanza una promesa de esas que dejan huella: "Quiero que la jornada laboral en España, con carácter general, acabe a las 18:00 horas. La libertad de horarios debería ser compatible con la conciliación". Ha pasado más de un año y Macron se ha adelantado con una ley de desconexión laboral. "Estamos negociando con todos los interlocutores sociales un plan integral de conciliación en el que además de la desconexión laboral se incluyen el tema de la precariedad, la brecha salarial de género y la reducción de la temporalidad". Hasta Rajoy habló en su día la creación de un banco de horas para facilitar la conciliación o la puesta en marcha de un "sello" --certificado de calidad-- para las empresas con horario racionales.

Más reacio es el Ministerio a la hora de poner fecha para el acuerdo, aunque confía en que a finales de este año se cierre un pacto. Lo que sí parece claro es que se logrará a final de la legislatura. O ese es el objetivo.

No depende solo de Empleo, es cierto, porque el tema de la desconexión laboral tendría que estar dentro de la negociación colectiva y atañe a muchos más temas. Desde el Ministerio se deja claro que "hay que tener en cuenta las necesidades de cada empresa, aunque la conciliación es un paso para ganar competitividad y una puerta para el acceso de la mujer al mercado de trabajo".

De la misma opinión es Carlos Martínez, presidente de IMF Business School y experto en temas laborales y de empleo. "Veo difícil su encaje en la cultura española. El mercado francés es distinto. Por poner un ejemplo aquí el prime time es a las nueve". No solo eso. "Es cierto que la cultura del 24x7 no es productiva, pero yo también me pregunto si cuando estamos conectados al móvil a partir de las diez lo hacemos por trabajo. En cualquier caso, no en todos los trabajos se puede desconectar, en algunos casos no estarlo puede generar más estrés que estarlo. Yo creo que lo que necesitamos es un cambio cultural. En las empresas del Ibex sí veo más factible lograrlo, pero en otras...". 

Desde la Fundación Más Humano se está colaborando con el Ministerio para aunar el sentir general de las empresas ante esta propuesta por la desconexión y la conciliación. Y son realistas. "Lo que no puede ser es un arma de doble filo, que la gente esté más presionada mientras trabaja. Aunque las empresas son cada vez más conscientes de que el bienestar y la salud de los trabajadores redunda en la productividad", destacan. 

El 65% de los trabajadores españoles padece estrés

Vayamos a los datos. El 65% de los trabajadores españoles trabaja fuera del horario laboral, cifra que asciende hasta 9 de cada 10 en el caso de los directivos, según un estudio elaborado por Edenred y la consultoría Ipsos. Uno de cada tres trabajadores apuesta por la conciliación como una norma más que necesaria, pero lo cierto es que gran parte de ellos se marchan cuando lo hace el jefe. Estudios recientes señalan que 3 de cada 4 españoles (78,3%) cree que sería más feliz si tuvieran la jornada intensiva. Las cifras no mienten. En 2016 las principales causas de muerte en el trabajo fueron los infartos y los derrames cerebrales causados por el estrés.

La Fundación Máshumano, en colaboración con ICADE y Stimulus elaboró un informe de esta realidad. En él se detalla que el 60% de las jornadas de trabajo perdidas en la UE se deben al estrés relacionado con el trabajo y los riesgos psicosociales. Y qué es lo que causa este estrés. Fundamentalmente la inseguridad del empleo (72%), la carga de trabajo (66%) y el acoso laboral (59%). No es algo solo propio de España, donde las jornadas son más largas. En Francia los costes del estrés laboral se estimaron entre 2.000 y 3.000 millones de euros en 2007, mientras que en Reino Unido se perdieron 9,8 millones de jornadas por el estrés. En Austria, los trastornos psicosociales son el primer motivo de jubilación anticipada de los trabajadores en más del 42%.

Como indica en dicho informe María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Ambiente de la Organización Mundial de la Salud,
la riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores". El 79% de los directivos europeos está preocupado por el estrés en el trabajo, pero menos del 30% de las empresas europeas cuenta con
procedimientos para hacer frente al estrés. En España, algunos lo están intentando. Gas Natural, Repsol, Cepsa, Santander... se ha centrado más en la nutrición, pero el reto de los horarios sigue ahí. ¿Lograremos mentalizarnos en que desconectar es bueno para todos?

Comentarios