La negociación colectiva, a punto de firmarse

¿Qué es 'Kurzarbeit'? Sánchez tiene en su mano una reforma para liquidar los ERE

Empresarios y sindicatos proponen al nuevo Gobierno un mecanismo copiado de Alemania para evitar despidos masivos en las empresas.

Sindicatos y patronal en Moncloa
Los líderes de los sindicatos y la patronal en su primera reunión en Moncloa la semana pasada / EFE

Quédense con este nombre: "Kurzarbeit". El término germano traducido al castellano vendría a significar algo así como paro técnico o jornada reducida. Se trata de un mecanismo laboral que funciona en Alemania y que está cerca de aterrizar en España. En el acuerdo de negociación colectiva (AENC) que están a punto de firmar los empresarios y los sindicatos se ofrece al actual Gobierno la posibilidad de introducir una fórmula para evitar los ERE masivos y flexibilizar al máximo las relaciones laborales.

El "kurzaebeit" es un mecanismo que permite convertir los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES). Es decir, se ofrece al empresario la posibilidad de poner en marcha bajas temporales durante un periodo de vacas flacas y evitar que el primer recurso sea el despido masivo de decenas o centenares de trabajadores de una compañía que sufra determinada coyuntura económica.

La novedad del "kurzaebeit" es que el trabajador ve reducida su jornada laboral en un determinado número de horas y, a cambio, esa pérdida de salario se le compensa con una prestación pública a cambio de un compromiso de formación. Es decir, la Seguridad Social pagaría una parte del salario de un trabajador acogido a un ERE temporal durante un determinado periodo y mientras se soluciona una coyuntura en un momento puntual; eso sí, siempre que el empleado se comprometa a incrementar sus conocimientos y habilidades.

Con esta fórmula, que se dará a conocer en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), empresarios y patronal proponen una medida que serviría para salvaguardar los empleos y evitar su destrucción. Además, ayudaría a los trabajadores a adaptarse al mercado laboral del siglo XXI con esa formación a la que deberían someterse de forma obligatoria a cambio de ese complemento en su salario.

Fuentes conocedoras de las conversaciones explican que será ahora el Gobierno de Pedro Sánchez quien decida si quiere exportar el "kurzaebeit" a España. Sindicatos y patronal ya tenían avanzado con el Ejecutivo de Rajoy la posibilidad de introducir esta novedad en materia laboral, de modo que los implicados en la negociación colectiva presuponen que con los socialistas no habrá grandes problemas en aprobar esta reforma. Incluso el departamento de Fátima Báñez abordó en su revista las ventajas e inconvenientes de este mecanismo laboral alemán.

Deberá ser, por tanto, el Gobierno quien deba decidir algunos aspectos como qué porcentaje pagaría la empresa y cuál la Seguridad Social (en Alemania el empresario paga únicamente el 10% y el resto corre a cargo del Estado). Además, ¿le correría al trabajador el paro o el contador del desempleo seguiría en cero durante el ERTE? Son cuestiones que no pueden decidirse en una negociación colectiva sino que dependen del poder ejecutivo y legislativo. Hay que recordar que la nueva ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha hablado en varias ocasiones desde que ocupa la cartera de flexibilizar las relaciones entre empresas y trabajadores y revertir algunos aspectos de la reforma laboral.

En el acuerdo de negociación colectiva que se conocerá antes de finalizar el mes, patronal y sindicatos también han acordado proponer al Gobierno un método para impulsar la conciliación de la vida familiar y laboral. Se trata de una bolsa de flexibilidad para que los trabajadores puedan compatibilizar mejor su día a día y poder pasar más tiempo en su domicilio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING