Viernes, 19.10.2018 - 09:33 h
El año pasado hubo más de 500.000 inspecciones

Los datos 'secretos' de Báñez: el fraude laboral cuesta más de 20.000 millones

La Inspección de Trabajo no consigue reducirlo en 2017: empleos irregulares, contratos temporales indebidos, empresas ficticias...

Fraude laboral en España.

España sigue sin aprobar en fraude laboral y continúa como líder en este ámbito. Empleos irregulares, contratos temporales que deberían ser indefinidos, falsos autónomos, empresas ficticias para cobrar subvenciones... El esfuerzo del Ministerio de Empleo no está siendo suficiente y la Inspección de Trabajo del departamento que dirige Fátima Báñez no para de abrir inspecciones y sancionar a aquellas compañías que no cumplen la legalidad. En 2017 las cifras volvieron a ser preocupantes y superaron a las del año anterior. Según el informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, el año pasado se abrieron 508.099 inspecciones de las que 85.447 terminaron en infracción o en un requerimiento de información para conocer la situación de los trabajadores. 

Los inspectores de Trabajo tuvieron un pico de trabajo en 2017: iniciaron 1.392 inspecciones cada día y acabaron sancionando o iniciando los trámites previos a 234 cada 24 horas. Son datos que demuestran que en España el fraude laboral está disparado, que las empresas siguen operando con elevados índices de empleo sumergido y, lo que es más preocupante, que la cantidad de compañías que intentan engañar a la inspección no se reduce con el paso de los años. De hecho, las cifras de 2016 son algo inferiores: 505.855 inspecciones y 79.675 infracciones o requerimientos de información.

2017 no está lejos de cifras récord. Fue en 2014 cuando se alcanzaron los mayores registros históricos en fraude laboral con 96.767 infracciones de 560.491 inspecciones, mientras que en 2015 hubo 87.068 infracciones de un total de 527.349 actuaciones. En 2013 y 2012 se registraron 88.263 y 88.597 infracciones, respectivamente, por las 588.103 y 584.955 inspecciones que se practicaron. En conclusión: en los últimos seis años (entre 2012 y 2017) hubo 525.817 infracciones de un total de 3.274.852 inspecciones de trabajo.

En total, el Ministerio de Empleo calcula que desde 2012 hasta 2017 las actuaciones de la Inspección de Trabajo han logrado aflorar 20.490 millones de euros, un dinero que ha tenido su efecto en la economía española, y 506.274 empleos irregulares, que es aproximadamente la cifra de puestos de trabajo que se están creando cada año en España. Ese 2012 el departamento de Fátima Báñez puso en marcha el Plan de Lucha contra el Fraude Laboral y a la Seguridad Social con, además, la ampliación del personal encargado de esta misión y la creación de un buzón de denuncias.

En Empleo no están del todo descontentos con el balance de la Inspección de Trabajo, aunque reconocen que el fraude laboral sigue siendo una de las grandes lacras del sistema y uno de los grandes agujeros de la Seguridad Social. Las cifras que ofrece Empleo en su informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social hablan también de la conversión de 346.065 contratos indebidamente temporales en indefinidos y de haber destapado en estos seis año 6.934 empresas ficticias (compañías sin actividad real cuyo único objetivo es el de facilitar el acceso indebido a prestaciones).

Por comunidades autonómicas Andalucía es donde más infracciones laborales hubo el año pasado, con 18.627. Dobla al resto ya que la segunda es Cataluña, con 9.904 denuncias; Madrid, con 9.450; y Comunidad Valenciana, con 8.640. En un segundo nivel se sitúa la turística Canarias, con 6.359 multas; Castilla y León con 4.420; Castilla-La Mancha con 4.353; y Galicia, con 4.228. Llama la atención el dato de Baleares, una comunidad donde la hostelería genera una gran temporalidad, pero donde apenas ha habido 2.780 infracciones.

En los últimos siete años, entre 2012 y 2018, el Ministerio de Empleo ha ido incorporando a 845 nuevos inspectores y subinspectores que han salido formados de la Escuela de Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Además, el departamento de Báñez creó la nueva categoría de subinspectores laborales de Seguridad y Salud Laboral con el objetivo de ampliar la prevención de riesgos laborales y combatir la siniestralidad laboral. En Empleo son conscientes de que luchando contra el fraude se consigue también garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

De forma paralela, la Agencia Tributaria dio este lunes a conocer sus cifras de lucha contra el fraude fiscal correspondientes a 2017. En total Hacienda ingresó 14.792 millones de euros durante el año pasado, lo que supone un 0,6% menos que el año pasado, cuando se situó en 14.883 millones, según adelantó el director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez. La lucha contra quienes intentan engañar al fisco frena así su impacto pese a que los servicios tributarios aumentaron un 8,3% el número de investigaciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios