Impuestos y facturación

Facturar sin ser autónomo: límites y posibles problemas

¿Se puede facturar sin ser autónomo? La respuesta es sí, pero deberemos estar atentos para no sobrepasar los límites y ser multados por Hacienda.

Es posible facturar sin ser autónomos
Es posible facturar sin ser autónomo, pero es necesario conocer los límites y respetarlos

Muchas personas se preguntan si hay forma de facturar un trabajo que se ha realizado sin haberse dado de alta previamente en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Lo cierto, es que es más sencillo de lo que parece y nos podemos ahorrar de esta forma la cuota de autónomo a la Seguridad Social.

Cualquier trabajo que tenga remuneración debe ser presentado a Hacienda y, por tanto, deberá pagar sus correspondientes impuestos (ya sea IVA, IRPF u otros). Para poder facturar sin ser autónomo deberás cumplir las condiciones de que la actividad económica que quieras facturar no sea una actividad habitual y que no ingreses una cantidad mayor al salario mínimo interprofesional. La facturación sin ser autónomo está pensada en gran medida para aquellos trabajos que son complementarias al trabajo habitual.

El límite, por lo tanto, es el salario mínimo interprofesional, que en 2018 está acotado en 707,70. Habrá que tener cuidado por lo tanto en no pasar este límite ni en tener unos ingresos continuados que puedan ser considerados como una actividad habitual.

Para facturar sin ser autónomo deberás rellenar el modelo 036 y darse de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. El papeleo no se acaba aquí, también deberás de presentar trimestralmente el modelo 303 de autoliquidación del IVA y un resumen anual de tus ingresos y gastos. No hay que olvidarse en ningún momento de presentar estos documentos ya que nos enfrentaríamos a serias multas, aunque no se tengan ganancias, hay que presentar siempre trimestralmente la declaración del IVA.

Riesgos de facturar sin ser autónomo

A veces, facturar sin ser autónomo puede conllevar ciertos peligros y es que, como hemos dicho antes, Hacienda siempre estará atenta al correcto desarrollo de nuestra actividad económica. Si no sigues los parámetros y limitaciones que exige la ley te puedes enfrentar a grandes multas y sanciones. Una de ellas puede ser el pago de la cuota de autónomo durante los meses en los que te diste de alta en Hacienda. A esta sanción hay que añadirle una multa que sumaría un 20% adicional.

Pero, en resumen, facturar sin ser autónomo no es difícil, tan solo hay que seguir muy atentamente los pasos que nos indica la Agencia Tributaria y nunca pasarse del límite del salario mínimo interprofesional.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios