Viernes, 19.10.2018 - 20:37 h
Nacidos a partir de 1955

El gasto en pensiones se dispara con la jubilación de los 'baby boomers' a la vista

España cuenta con una tasa de natalidad de las más bajas de Europa y una de las esperanzas de vida más altas, lo que supone un 'cóctel' peligroso. 

La subida de las pensiones dispara el crecimiento del gasto
El gasto en pensiones se dispara e irá a más / Europa Press

La sostenibilidad de las pensiones públicas es el eterno debate. Los datos del mes de agosto han arrojado más dudas si cabe tras dispararse el gasto de las pensiones contributivas un 4,8%, hasta los 9.217,9 millones de euros, según publica el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. El incremento no dirá nada por si solo pero la situación muestra cierto deterioro ya que venía creciendo a un ritmo en torno al 3% y habría que viajar al pasado y, más concretamente, a 2013 para ver estos avances. 

Esta fuerte subida del gasto se debe a que, según recogían los Presupuestos, se mejorarían en un 3% las pensiones mínimas, en un 1,6% el resto de pensiones y se ampliaba la base reguladora de las pensiones de viudedad. De ahí que el gasto se haya disparado en pleno mes de agosto. Además, la Seguridad Social necesita 2,2 afiliados para pagar a cada pensionista

La situación, no obstante, será más delicada en los próximos años. La generación del 'baby boom' está cerca de su edad de jubilación y el gasto en pensiones se incrementará. Por ejemplo, la cifra de nacimientos a partir de 1955 se disparaba por encima de la cota de los 650.000, e incluso se alcanzaban los 697.697 nacidos en 1964. Una cifra notablemente superior a la del año pasado, cuando solo se produjeron 391.930 nacimientos, cayendo por debajo de la cota de los 400.000 por primera vez desde 2000. 

El problema será crónico en España. Nuestro país cuenta con la tercera tasa de natalidad más baja de toda la Unión Europea ya que solo hay 8,4 nacimientos por cada 1.000 habitantes. La cifra solo es superior a la de Italia (7,6) y Grecia (8,2), según datos de Eurostat. Además, contamos con la segunda mayor esperanza de vida de todos los países de la OCDE ya que vivimos, de media, unos 83 años (tres más que la media). Por tanto, se evidencia el envejecimiento de la población y se pone en duda el sistema público de pensiones. 

Cada vez nacen menos personas y vivimos más. El 'cóctel' es peligroso y disparará el gasto en pensiones. Desde el Gobierno mandan un mensaje de tranquilidad al asegurar que el sistema público de pensiones español "ha tenido pasado, tiene presente y va a tener un futuro halagüeño", tal y como señalaba Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. 

El ejecutivo, de todos modos, parece consciente de que la situación es delicada. De hecho, están explorando la implantación de nuevos impuestos para asegurar el futuro de las pensiones e incluso una reforma fiscal que cree un marco impositivo más justo.

La ministra ha dejado claro que estas nuevas vías no se pueden descartar. "Si no es suficiente con cotizaciones habrá que inyectar más gasto en los Presupuestos, vía impuestos, y luego ya se puede debatir si nos vamos a impuestos especiales, tipo impuestos a la banca a las transacciones financieras, a la denominada tasa Google a la tecnológicas o si nos vamos a hacer una reforma fiscal justa", según señalaba en el curso 'El futuro de las pensiones a debate: retos y alternativas para su sostenibilidad', en la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios