Ante las negociaciones con Hacienda

Los funcionarios saldrán a la calle desde febrero para exigir mejoras salariales

Los empleados del Estado piden la equiparación salarial con las demás administraciones y se muestran preocupados por el envejecimiento de la plantilla

Movilizaciones de los funcionarios
Los empleados públicos se movilizan / EFE

Los funcionarios mueven ficha. A partir de febrero saldrán a la calle para exigir mejoras salariales y de sus condiciones de trabajo. El presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), Miguel Borra, ha explicado que habrá tanto concentraciones como una gran manifestación, prevista para el 24 de enero en Madrid. Consideran insuficiente la propuesta de Cristóbal Montoro: una subida de sueldo de hasta el 8% para los próximos tres años, condicionada al crecimiento del PIB y a la reducción del déficit.

Desde finales de enero, la organización sindical se concentrará delante de las subdelegaciones del Gobierno de toda España y en Nuevos Ministerios en Madrid. Así reclamarán que los empleados públicos recuperen poder adquisitivo, pero también que los salarios de la Administración General del Estado se equiparen con los de los funcionarios autonómicos

Borra ve difícil que los empleados públicos no vayan a perder poder adquisitivo en los próximos años, pese a la subida que plantea el Gobierno. Desde el inicio de la crisis económica allá por el año 2007, los funcionarios acumulan una pérdida de poder adquisitivo en el entorno del 20%. Además, la disminución de efectivos a la que han dado lugar los recortes y la falta de reposición ha producido una pérdida de masa salarial acumulada que supera, según cálculos del CSIF, los 1.657 millones de euros.

"Nos preocupan las plantillas y la calidad del servicio que se presta a los ciudadanos y, sobre todo, la necesidad de avanzar para situar a la Administración Pública en el siglo XXI", ha apostillado el presidente de CSIF, que también ha señalado que si el Gobierno no mueve ficha, las organizaciones sindicales se tendrán que sentar y "no descartar ninguna actuación".

CSIF mantuvo un encuentro el martes con el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, para reactivar la negociación salarial de los empleados públicos, interrumpida el pasado mes de septiembre. Pese a valorar la voluntad de Hacienda, Borra cree que es "la hora de pasar de los gestos y las buenas palabras a los hechos concretos".

Hacienda retomó la propuesta realizada el pasado verano de subir los salarios un 5,25% en tres años (es decir, un 1,5% en 2018, un 1,75% en 2019 y un 2% en 2020), que podría elevarse hasta el 8% si se cumplen los objetivos de crecimiento económico y reducción de déficit.

Durante la reunión, CSIF trasladó a Hacienda que los empleados públicos del Estado reclaman una equiparación salarial con las demás administraciones, para lo que propuso incluir fondos adicionales en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Además, respecto a la oferta de empleo público, reclamó eliminar la tasa de reposición en la Administración General del Estado.

En concreto, el sindicato pide 600 millones de euros de fondos adicionales en los PGE de 2018 repartidos en tres ejercicios "para conseguir que las retribuciones de los empleados públicos suban". El sindicato también hizo hincapié en la necesidad de incluir a todos los empleados públicos de la Administración General del Estado (AGE) en el plan de equiparación salarial para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

De hecho, en esta línea Borra ha insistido en que hay unos 200.000 empleados públicos en la AGE con salarios inferiores a los que se cobran de media en las otras administraciones públicas.

Otra preocupación del sindicato tiene que ver con la plantilla de la AGE,  que ha pasado de tener más de 240.000 empleados públicos en 2010 a escasamente superar los 200.000 en la actualidad. "La plantilla está extraordinariamente envejecida, o tomamos medidas de choque o nos vamos a encontrar con que no hay empleados públicos en la Administración General del Estado", señala Borra.

Según el sindicato, Montoro sí se mostró abierto a discutir cuestiones como la jornada laboral de 35 horas o la eliminación de los descuentos por incapacidad temporal en las nómiNas de los funcionarios.

Esta semana, el ministro de Hacienda y Función Pública afirmó que los salarios públicos subirían "de cualquier manera" en 2018 y que lo harían más que en 2017 aunque no hubiese Presupuestos este año, un supuesto en el que mejorarían más del 1%. Según CSIF, Montoro aseguró que si no hay Presupuestos, se garantizará la subida salarial de los funcionarios vía decreto.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios