La gestión del talento, clave en el futuro

Los jóvenes que estudian hoy tendrán al menos siete trabajos en su vida laboral

El Observatorio DCH de la Gestión del talento en España recopila las opiniones de 179 empresas
españolas. Y pone deberes.

Los jóvenes cambiarán de empresa, y mucho, en el futuro

Los jóvenes que hoy estudian en las facultades se enfrentan a una vida laboral en la que al menos, tendrán siete trabajos en su trayectoria. Y no hablamos ahora solo de inestabilidad o precariedad, sino también de que el cambio será una necesidad tanto para los trabajadores como para el mercado en el que trabajen. Dedicarse a un mismo sector en el que uno empezó ya no será la norma, o no siempre. 

El Observatorio DCH de la Gestión del talento en España, con opiniones de jefes de RRHH en un análisis en el que han participado 179 empresas pone deberes tanto a los jefes como a los empleados para retener y potenciar el talento, la clave que nos hará o no imprescindibles en el futuro. 

​Pilar Llácer, investigadora principal del estudio y senior careers advisor de EAE Business School considera que "hay que tener claro que estamos hablando de trabajadores cualificados en un mundo que va a estar marcado por un mercado volátil, ambiguo, incierto y marcado por la tecnología". Lo de la empresa para toda la vida no entra ya en la cabeza de los nuevos estudiantes, no es su aspiración. De hecho, "una parte de los jóvenes quieren ser emprendedores·, aunque esta sea una carrera llena de riesgos. "Ahora los nuevos trabajadores van a querer desarrollarse y para ello necesitarán cambiar". 

Los responsables de recursos humanos ya saben que perderán el talento de sus empresas si no forman o buscan herramientas para retener el talento. La falta de oportunidades de crecimiento provocó más de la mitad de las salidas laborales de estos perfiles cualificados en 2017.

Pero que nadie se despiste. Pilar Llácer destaca que la educación sigue siendo fundamental. Y rompe algunos estereotipos de hoy en día. Sí apuesta por una conexión universidad empresas pero considera que el estudio de las humanidades es fundamental. "Gran parte de los grandes directivos de las empresas han estudiado humanidades y eso les da un plus en su liderazgo. Lo trascendental es estudiar lo que a uno le guste, donde pueda desarrollar el talento", sentencia. Y sí, reconoce que aún nos queda mucho en el mundo educativo como en la empresa para captar el talento de cada uno y fomentar su desarrollo. "Y no olvidemos que nadie puede olvidar la competencia tecnológica, haga lo que haga". 

las entrevistas de trabajo cambian

Qué buscan las empresas y cómo lo hacen

Las empresas han tenido en el último año especial interés por la contratación de perfiles junior (48,79%), por encima del 36,70% de los middle management contratados y de los top management (14,51%).

¿Por qué quieren ahora las empresas junior? "
Porque les van a dar una nueva visión del mundo y de las empresas, puede aprender y ser formados y creer en la propia empresa y así creerán más en la imagen de marca", destaca Pilar Llácer. Los perfiles junior son reclutados por las empresas a través de los Job Sites/Business School (18,32%), LinkedIn (14,77%) y Web (14,21%). "Las entrevistas de trabajo ya han cambiado, porque ahora el entrevistado lo sabe todo de tu empresa y tú también de él, hasta lo que ha desayunado. Por eso en ellas ya se buscan otras cualidades".

Los perfiles de middle management son buscados por linkedIn (21,23%)
y empresas de selección/business School (15,87%). En cuanto al perfil top Management, destaca la utilización de headhunters (46,38%), seguido de empresas de selección (12,34%) y por último, LinkedIn (11,49%).

Los estudios más demandados son Administración de Empresas (17,31%) e Ingeniería y Arquitectura (16,21%). En cuanto a másters, destaca Administración de Empresas (19,21%), seguido de Ingeniería (16,38%) y, por último, Recursos Humanos (15,82%). En caso de un segundo idioma, las compañías afirman que sí lo requieren y lo hacen en un nivel alto C1-C2  en el 53,93% de los casos, en un nivel medio B1-B2 en un 25,84% y en un nivel bajo A1-A2 en un 6,74% de los mismos. No lo consideran imprescindible un 12,36% de las empresas encuestadas.

Qué hace atractiva a una empresa para el empleado

Los factores que hacen una empresa atractiva para un empleado son la carrera profesional que se pueda desarrollar (72,39%), la marca de la propia empresa (67,48%) y, en tercer lugar, el liderazgo que se ejerza en ella (54,60%). Las empresas trabajan su estrategia para resultar atractivas a través de acciones de responsabilidad social corporativa (50,63%), o ferias de empleo (43,13%%), pero aún existe un 28,75% que no hace ninguna estrategia al respecto. Esas, perderán el futuro.

Para una empresa cada vez resulta más importante que el empleado se convierta en su 'mejor vendedor', que hable bien de ella, que sea embajador de su marca. En este sentido, los responsables de recursos humanos que colaboraron con este informe señalaron que los empleados que hablaron bien de su empresa aumentaron un 19% de media. Ese es su gran desafío.

Pero eso requiere trabajo. Para ello es vital que el trabajador se identifique con la marca, que esté tan comprometido con su devenir como con el suyo. De ahí el aumento de programas de 'on-boarding' para hacer equipo. Siete de cada diez empresas lo hacen de alguna manera. El 42,74%, ya en la primera semana de trabajo porque causar buen impacto es vital, como en una cita. El 66,88% de las empresas reconoce que ya se preocupa de identificar las vivencias del empleado, conocer sus deseos y necesidades. "Las empresas deben invertir en fidelización", destaca Llácer. Importante también es realizar una entrevista cuando el trabajador se va para saber qué falló para no retenerle. El 79,17% ya las hacen.

Más formación o adiós talento: 1.639 € de inversión media 

"En el mundo que viene es imposible dejar de formarse, y la empresa es vital para ello", destaca la experta y autora del informe. El 66,25% de las empresas dispone de programas de 'high potential' para el desarrollo de empleados. El porcentaje de los mismos que se ha acogido a programas de desarrollo individual de carrera ha sido del 69,57%, mientras que entre los directivos aún sigue siendo mayor (75%).

El 63,82%de las empresas encuestadas (41,59% en 2016) ha impartido formación a más del 75% de los empleados en el último año. El promedio de gasto anual de las empresas fue de 1.639€ por empleado (1.266€ en 2016). Para lograrlo se usa más el e-learning, el mentoring (21,77%) y el coaching (29,78%).

Sin embargo, un 85,14% de las empresas no dispone de un programa de recolocación o adaptación a la transformación digital del talento más senior (veteranos y baby boomers), lo que supone un verdadero lastre.

El liderazgo se mira con lupa y la retribución también

En materia de liderazgo, el 33,55% de las empresas encuestadas reconoce tener un estilo colaborativo, manteniéndose la tendencia con respecto a 2016 (33,33%). Es el que está más de moda y el más aceptado por los empleados. El estilo jerárquico sigue imperando en el 28,95% de las empresas, pero baja. Por último, solamente el 3,95% dice que su empresa funciona con un estilo de liderazgo autoritario. A la hora de dejar un trabajo, el salario sigue siendo vital, así como la retribución variable en base a objetivos, que empiezan a ser una petición que se extiende más allá de jefes o mandos intermedios. "El salario siempre será determinante para seguir en una empresa, pero también que el proyecto en el que estoy y el ambiente en el que trabajo sea satisfactorio, sino, el talento marchará", concluye, realista, Llácer.  

Los jóvenes que estudian hoy tendrán al menos siete trabajos en su vida laboral

Ahora en portada

Comentarios