El camino hacia la recuperación

Los salarios subieron un 0,7% en 2015,  a menor ritmo en su segundo año al alza 

Los mayores incrementos se dan en empleos temporales y entre las mujeres y mayores de 25 años

Los salarios subieron en 2015 por segundo año consecutivo. Su incremento fue del 0,7%, una décima inferior al registrado sólo un año antes, de acuerdo con los datos que hoy publica el Instituto Nacional de Estadística a través del Índice de Precios del Trabajo (IPT). Es el segundo año consecutivo en el que los salarios aumentan en España después de los descensos del 1,5%, del 1,6% y del 0,3% registrados en 2011, 2012 y 2013, respectivamente.

La mejora de salarios fue mejor en los contratos temporales (1,4%) que en los indefinidos (0,5%). También se produjo un incremento mayor en el caso de las mujeres, que en el de los hombres, puesto que en las primeras fue del 1%, frente al repunte del 0,4% de los sueldos percibidos por varones.

Los jóvenes no ven mejoras

Todos los grupos de edad registraron subidas salariales salvo los jóvenes: los menores de 25 años vieron cómo sus sueldos descendían un 0,3%, mientras que entre los de 25 y 34 años estos se mantenían estables.

Las actividades económicas que presentaron los mayores aumentos en el precio del trabajo en 2015 fueron la Educación (6,2%), así como Actividades inmobiliarias y Administración Pública y Defensa; y Seguridad Social obligatoria (3,2% ambas). Mientras que las mayores bajadas se dieron en Hostelería (–5,7%), Industrias extractivas
(–2,6%) y Otros servicios (–1,2%).

Los salarios subieron el año pasado en 12 comunidades autónomas, con País Vasco (2,9%), Galicia (2,5%) y Navarra (2,5%) a la cabeza. Por el contrario otras cinco autonomías registraron descensos de los salarios, que fueron más acusados en Madrid (–2,4%), Murcia (–0,8%) y Castilla-La Mancha (–0,6%).

El INE publicó este indicador por primera vez hace un año para medir la variación del coste salarial que pagan los empleadores por el conjunto de empleos existentes, pero sin estar afectado por los cambios en la cantidad y la calidad de los puestos de trabajo. Así, se descuentan factores como los cambios en el número de horas trabajadas, el tipo de contrato, las características de los trabajadores, su antigüedad o su promoción profesional.


Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios