Domingo, 18.11.2018 - 20:26 h
Una tendencia que va a más

Los sindicatos alertan: es hora de regular la tecnología que controla al empleado

Los dispositivos que ya se usan en BP, Amazon o Tesco, permiten hacer un seguimiento pormenorizado de las actividades de sus trabajadores.

Los dispositivos para controlar a los empleados se ponen de moda
Los dispositivos para controlar a los empleados se ponen de moda.

Controlado a cada instante. ¿Es ese el futuro de los empleados? Los dispositivos tecnológicos, que ya se usan en empresas como BP, Amazon o Tesco, permiten hacer un seguimiento pormenorizado de las actividades de sus trabajadores, de su localización física en cada momento e incluso controlar, de forma exhaustiva, la duración de sus descansos. Los wearables se ofrecen como una ayuda extra para facilitar el trabajo, también se usan incluso para medir el estrés y la salud de los empleados... pero al final el uso de los datos convierte a este a algo parecido a un robot. Los sindicatos españoles ven cómo la tendencia llega a España y dan la voz de alarma. Exigen una regulación.

El problema llega a España ahora, cuando los grandes distribuidores como Amazon han desembarcado con sus centros logísticos y sus nuevos sistemas de trabajo, que buscan control, productividad y eficiencia total. Sus métodos son imitados por todos porque dan resultados.

De hecho, las primeras protestar por el uso de 'wearables' para controlar a los trabajadores datan de 2013. En esta fecha el diario The Independent ya publicaba que a los trabajadores de Tesco en Dublín se les obligaba a usar brazaletes electrónicos para que los gerentes pudieran calificar su trabajo. Estos y los miembros de seguridad no tenían que llevarlos, el resto, sí. El 'wearable' no es otra cosa que un dispositivo de rastreo digital conocidos como AMT's (Arm Mounted Terminals) y se usa, según señalaba www.careeraddict.com para medir constantemente sus niveles de productividad en el lugar de trabajo. Los dispositivos fabricados por Motorola se usan para instruir al personal del almacén. El proceso es sencillo: hay que escanear un código de barras en el dispositivo que identifica el pedido del producto que se va a llenar, y luego se asigna un marco de tiempo por el cual la tarea debe completarse. Es decir, se trabaja a contrarreloj.

De hecho, según denunciaban los trabajadores, si el cometido se acababa en el tiempo recomendado se lograba una puntuación del 100%, si se lo lograba hacer en la mitad, era del 200%. Todos estos datos se asignaban a cada empleado para medir su productividad. En el caso de tardar más del tiempo programado se consideraba que esta era baja.

La empresa siempre lo ha considerado un elemento para mejorar la eficacia en las entregas y, para los trabajadores que están fuera de los almacenes, una manera de evitar el engorro del papeleo, aunque también es una forma subliminal de control. No son los únicos, los conductores con GPS de empresa, con el que se controla dónde se encuentran en cada momento, se han convertido en norma. Las tarjetas personalizadas que marcan cuándo se sale y se entra de la oficina también están a la orden del día. Es una forma como otra cualquiera de saber cuándo se baja a fumar el trabajador o cuándo va a la baño. Más control, en definitiva, aunque se 'venda' como utilidad pura y dura. Monitorear todas las interrupciones es posible.

Harvard Business Review también se hace eco de la nueva tendencia. Según sus análisis, los trabajadores móviles revisan de media sus teléfonos inteligentes más de 150 veces al día. ¿Qué se está haciendo para evitar perder ese tiempo? Microsoft está desarrollando brazaletes que proyectarán teclados y pantallas en las muñecas de los usuarios para que todo sea más instantáneo... y para que el trabajador sea más efectivo.

"Seis lados, seis segundos. Seis lados, seis segundos…”. Esta es una de las frases que escuchan a diario los empaquetadores que trabajan en el almacén de Amazon de Madrid. Los seis lados que tienen las cajas y seis segundos para precintarla. El producto tiene que estar empaquetado antes de que salga el reparto para que llegue a tiempo al cliente, tal y como desvelaban a lainformacion.com algunos de los empleados del centro, que aseguraban que los sueldos eran buenos... pero el control milimétrico.

El control de tu eficacia está en tu muñeca
El control de tu eficacia está en tu muñeca.

Los sindicatos dan la voz de alarma

UGT cree que es imprescindible una regulación que regule las tecnologías que permiten el seguimiento, también conocidas como 'wereables', ya que su creciente uso en las empresas puede poner en peligro la intimidad de los trabajadores y distorsionar las relaciones laborales.

El sindicato cree que en la actualidad España está en la antesala de una tendencia que busca el aumento de la productividad laboral, "soslayando los derechos y la intimidad de los trabajadores".

En España no existe aún una normativa "clara y de referencia" para el uso de esta tecnología que proteja al trabajador de "los peligros inherentes al uso malintencionado de sus datos personales", lo que puede produce un "peligroso vacío legal", según UGT.

La organización sindical advierte de que el uso de este tipo de herramientas puede desembocar en una hiperconectividad laboral que "rompa las barreras entre la vida personal y profesional" y que alejaría al país del derecho a la desconexión laboral. Por todo esto, UGT ha afirmado que exigirá que se establezcan límites y normativas que vigilen el funcionamiento de las 'wereables', su impacto sobre las condiciones laborales y la eficacia real que tienen.

Ahora en Portada 

Comentarios