Domingo, 24.02.2019 - 01:01 h
Energía amplía sus funciones

Nadal arrebata a la CNMC competencias y un 20% del personal laboral

Los sindicatos y la dirección de la Comisión celebran las primeras reuniones para analizar las consecuencias de los traspasos

Álvaro Nadal en un acto público.
Álvaro Nadal en un acto público. / EFE

No es ningún secreto. Al ministro de Energía, Álvaro Nadal, no le gusta cómo funciona la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). En consecuencia, el ministerio ha decidido asumir funciones que aún mantenía la CNMC en los sectores de energía y telecomunicaciones. La decisión conllevará el traspaso de personal de la Comisión al ministerio. Hasta un 20% del personal laboral de la CNMC podría verse afectado, según fuentes sindicales y de la propia Comisión.

La CNMC cuenta con 487 empleados. De ellos, 298 son personal contratado y 189 funcionarios, según consta en la memoria 2016 del organismo. El personal laboral se ocupa de funciones clave como las liquidaciones en el sistema eléctrico, el control de ingresos y gastos que, entre otros extremos, determina la evolución de la parte regulada del recibo eléctrico. Sólo esta función ocupa a 30 trabajadores que debería pasar al Ministerio de Energía junto con  otros empleados y funcionarios que certifican biocombustibles, supervisan el mercado del gas o se ocupan de los registros en el sector de las telecomunicaciones.

El personal laboral afectado por la reorganización ministerial no está cerrado. Fuentes al tanto de los números que maneja el área de recursos humanos calculan entre 50 y 60 personas. Un 20% del personal contratado. Fuentes sindicales precisan que, además, la CNMC subcontrata tareas con decenas de empresas a las que también afectará la decisión de trasladar funciones.

Las quejas de la CNMC

De nada han servido las quejas de la CNMC por el progresivo vaciamiento de sus funciones, ni las advertencias de Bruselas por la injerencia ministerial en cuestiones clave como la fijación de las tarifas eléctricas. El consejo de ministros del pasado viernes aprobó una nueva estructura del Ministerio de Energía por la cual la Secretaria de Estado de Energía asume las inspecciones y liquidaciones en el sector energético; la supervisión del sector de hidrocarburos líquidos; el sistema de certificados de biocombustibles y el control de operaciones. 

También la secretaría de Estado para la Sociedad de la Información incorpora nuevas funciones como el registro de operadores; el otorgamiento de derechos de uso o la gestión y liquidación de la tasa general de operadores.

Todas ellas son tareas que desempeña la CNMC -seguirá haciéndolo hasta que una orden ministerial desarrolle el Real Decreto aprobado la pasada semana- y su paso al ministerio está contemplado en la ley. Pero también es cierto, y así lo interpretan los sindicatos con presencia en el comité de empresa de la CNMC -CGT, CC OO y USO- que el traspaso se enmarca en una dura pelea entre el presidente de la CNMC, José María Marín  Quemada y el Gobierno por el control del organismo.

Medios materiales y humanos

​El traspaso de funciones supondrá un trasvase de medios materiales y humanos de la Comisiónal Ministerio de Energía. No va a ser fácil. Ayer mismo, el comité de la CNMC, que se ocupa del personal laboral, (existe una junta de personal para  funcionarios) mantuvo una primera reunión con responsables de la Comisión para analizar la situación.

"El comité va a defender que se mantengan competencias como las liquidaciones del sector eléctrico en la CNMC" señala José Carlos Castro, representante del sindicato CGT -mayoritario-"y nos consta que la dirección [de la CNMC] va a hacer lo mismo". 

El trasvase de competencias ya ha sido publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), pero eso sólo significa que empieza un proceso de integración complicado, que implicará negociación con los sindicatos y tensiones. Así sucedió, por ejemplo, cuando el Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos asumió las competencias de Industria. El proceso duró meses y en la CNMC, probablemente, pasará lo mismo.

El nuevo pulso entre la CNMC y el Ministerio de Energía se produce cuando se conoce el propósito del Gobierno de segregar la CNMC -creada como superregulador en octubre de 2013- en dos organismos, uno encargado de la competencia y la unidad de mercado, y otro destinado a la supervisión de sectores y mercados. 

Ni el Ministerio de Energía, ni la CNMC entraron a valorar las consecuencias de la decisión del Gobierno sobre sus respectivas competencias..






Ahora en Portada 

Comentarios