Sánchez evita a un 'halcón' alemán en el BCE y amarra el continuismo con Lagarde

Pedro Sánchez y Christine Lagarde
Pedro Sánchez y Christine Lagarde
TWITTER DE CHRISTINE LAGARDE

Objetivo conseguido. Y además por partida doble. Pedro Sánchez regresó este martes de Bruselas con la sensación de haber conseguido una victoria histórica para España. En el terreno política por el nombramiento de Josep Borrell como nuevo jefe de la diplomacia comunitaria. Y en el terreno económico por haber conseguido colocar en el Banco Central Europeo (BCE) a una de sus apuestas: la francesa Christine Lagarde.

España ha conseguido evitar a un 'halcón' alemán en Fráncfort. Era uno de los temores de la delegación diplomática que rodea a Sánchez. Por eso no quería ni ver a Jens Weidmann, que fue asesor de cabecera de Angela Merkel para asuntos económicos y que lleva ocho años al frente del Bundesbank. Sonaba para el BCE y ahí Francia y España han sabido moverse entre bambalinas para acabar con sus aspiraciones. Si Berlín se hace con la Comisión Europea con Ursula von der Leyen, Weidmann no podía suceder a Mario Draghi.

Efectivamente, Sánchez y sus negociadores hacían su apuesta para Fráncfort y ponían sus condiciones: alguien "que defienda los intereses de toda la UE a la hora de conducir la política monetaria" durante los próximos ocho años, indicaban fuentes gubernamentales. Huían de candidatos proausteridad y apostaban por alguien capaz de repetir aquel "whatever it takes" que salvo el euro en 2012.

Para el BCE Sánchez formó 'tándem' con Macron y apoyó a Lagarde. Apostaron con fuerza por ella y ganaron. Tenían varios puntos a favor, como el de que será la primera mujer en ostentar el cargo. Y también tenían un problema que lograron salvar: la directora gerente del FMI nunca ha dirigido el banco central de su nación.

España, por tanto, ha logrado amarrar a una 'paloma' en el BCE. Ahora el objetivo es que desde su nuevo cargo, del que tomará posesión a finales de octubre, ejerza de 'Draghi II' a partir de la marcha del italiano y protagonice una política monetaria continuista en el viejo continente. A su lado estará Luis de Guindos.

Entusiasmo en el Gobierno de Sánchez

En el Gobierno en funciones se respiraba ayer entusiasmo. El cargo de Mr. PESC para Borrell era una de las opciones que estaban manejando los negociadores españoles encabezados por Sánchez. Moncloa ha peleado hasta el final por un cargo de máxima responsabilidad para el catalán que a sus 71 años regresa a Bruselas con galones. Todo un triunfo para la diplomacia monclovita que, además, coincide con un incremento de las competencias para el cargo: se incorpora la ayuda humanitaria y la política común hacia África.

Borrell sustituirá así a la italiana Federica Mogherini, según confirma el acuerdo sellado entre los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho para la renovación de los altos cargos de la UE. Será el segundo español que ocupe el cargo de jefe de la diplomacia, tras Javier Solana, que fue el primer Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE durante diez años, entre octubre de 1999 y noviembre de 2009.

Mostrar comentarios