Las petroleras dicen que “la demonización" del sector es "absolutamente injusta”


El presidente de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), Federico Molina, calificó este martes de “injusta” la “demonización” y la “campaña emprendida desde distintos ámbitos contra el sector” por la repercusión de la caída del crudo en el precio de los carburantes.
Así lo señaló Molina durante su intervención en la presentación del ‘Balance Energético de 2014 y Perspectivas para 2015’ del Club Español de la Energía, en el que reprobó las acusaciones “faltas de rigor y superficiales” sobre que el sector no traslada la caída de la cotización del crudo a los precios de los carburantes.
Molina defendió que el sector es “absolutamente responsable” y el mercado es “transparente”, al tiempo que negó la existencia de “ningún oligopolio” ni un efecto “cohete y pluma” en los precios de la gasolina y del diésel,
En este sentido, Molina explicó que el coste del producto representa sólo el 36%, mientras que los impuestos y los costes de distribución suman el 65% restante del precio total de los carburantes. Por ello, recalcó que los impuestos “amortiguan” las variaciones de precios y consideró que pretender que la bajada de precios se traslade en la misma medida que la cotización del crudo es “una verdadera aberración matemática”.
Asimismo, Molina detalló que el año pasado la utilización de las refinerías españolas se mantuvo en la línea de 2013, si bien la tendencia de los últimos meses es “de mejoría” por los mayores márgenes derivados de la caída del precio del petróleo.
EVOLUCIÓN DEL CRUDO
Respecto a la evolución del precio del crudo, el presidente de la patronal petrolera auguró que la sobreproducción “va a seguir” hasta que la caída de la inversión empiece a repercutir en las caídas de producción, aunque “no sabemos dónde se va a estabilizar el precio del crudo”.
En todo caso, dijo dar la “bienvenida” a la caída del precio del petróleo puesto que “mejorará la economía mundial, el poder adquisitivo de las familias y los costes empresariales”, por lo que “esperamos que razonablemente dure” esta tendencia de precios bajos.
Según sus previsiones, la cotización podría caer en caso de que se normalicen las relaciones con Irán y por el efecto de las existencias, ya que los almacenamientos se encuentran al 85% de su capacidad.
BAJA DEMANDA
Además, Molina aseguró que “no se está notando un repunte de consumo” y puntualizó que “no hay ninguna previsión que diga que va a aumentar la demanda”.
Por ello, demandó “neutralidad fiscal” al no poder competir “cuando los impuestos de un tipo de combustible no tienen nada que ver con otros”, y subrayó la importancia del sector, con unos 16.500 millones de impuestos recaudados entre especiales de hidrocarburos e IVA.

Mostrar comentarios