Jueves, 21.03.2019 - 22:07 h
Casos de éxito

La millonaria con una mansión en Nueva York que recoge latas por 17 euros al día

Una excéntrica mujer de Brooklyn, que conduce un carro lleno de latas recogidas, esconde una gran fortuna pese a su aspecto.

Fotografía de restos de basura con latas.
Lisa Fiekowski es millonaria, pero limpia la basura de Nueva York. / Pixabay.

Tiene mucha basura...y dinero. Una excéntrica mujer de Brooklyn, que conduce un carro lleno de basura de la calle donde predomina las latas no es sólo una recolectora, sino que también tiene propiedades por valor de más de 8 millones de dólares. Una historia que se remonta a muchos años atrás.

Y es que el Toyota Camry lleno de basura de Lisa Fiekowski, que así es como se llama esta peculiar mujer, ha sido muy llamativo en su vecindario durante muchos años. Sin embargo, los vecinos del barrio no sabían que la mujer que conducía tenía un MBA y un millón de dólares en una cooperativa adyacente a Prospect Park, mientras vive en al menos tres propiedades de Harlem con bloques de edificios rodeados de vegetación.

"Soy una vieja bohemia", cuenta al 'New York Post' entre risas. "Para mí, lo triste es que antes Nueva York solía aceptar a la gente extravagante pero ahora es como si dijeran, "¡No por Dios!"", afirma Fiekowski.

Como su descuidado carro con chatarra, Fiekowski tiene sus propiedades sin inquilinos, deshabitadas, llenas de basura, con un microondas viejo, una alfombra antigua, paraguas, un carrito de lavandería o juguetes. Estos son algunos de los objetos que se pueden ver en un inmueble en Convent Avenue, en Harlem. No es cualquier cosa la fortuna que tiene Fiekowski. Uno de sus dos edificios en Hamilton Terrace tiene un valor de mercado estimado de más de cuatro millones de dólares, según el valor catastral.

Fiekowski se mudó a Nueva York en 1979.
Fiekowski se mudó a Nueva York en 1979. / Facebook

Fiekowski es la hija de dos expertos en la economía norteamericana. Su padre fue economista para el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, en análisis de impuestos, y su madre viajó alrededor del mundo trabajando para el Departamento de Trabajo. "Ella fue una importante diplomática. Una representante comercial. De hecho, sabía que Condoleezza Rice llegaría lejos", afirma respecto a la exsecretaria de Estado.

Fiekowski siguió sus inteligentes pasos, apuntándose en un máster de administración de empresas por la Universidad de Chicago, y trabajando posteriormente como analista en AT&T en 1980 y brevemente como agente de bolsa. "Me mudé a Nueva York en 1979, ¿lo puedes creer? Compré una casa de una habitación por 22.000 dólares, pensé que había pagado mucho", añade.

Su marido ganó cerca de 180.000 dólares trabajando para la ciudad y ella entró en el negocio inmobiliario a mediados de los 80, comprando propiedades en Harlem. Pero hace una década, se habituó a lo que ella llamó un "mal hobby", coleccionando latas. Aunque admite que no es un trabajo bien pagado, pues gana cerca de 20 dólares al día (17 euros) por muchas horas de trabajo, le mantiene sana y en forma. "Me mantiene activa. Hablo con la gente del vecindario. Supongo que siempre fui alguien que recicla. Además de mantener limpio el barrio, gano algo de dinero a la vez", afirma Fiekowski.

Respecto a su familia, dice que ven su labor como algo horrible, aunque ella lo encuentra "divertido". Su vecindario tampoco está muy encantado con su labor. Se quejaron cuando dejó aparcado su coche a pocos bloques del alcalde Bill de Blasio. Asimismo, cuando se fue a California a una boda, muchos medios se hicieron eco del misterioso coche con basura que había asqueado a la comunidad. La policía de Nueva York remolcó el vehículo aunque Fiekowski no entendió el gran revuelo. "Esto te muestra como de intolerante es la gente".

De momento, seguirá con su "mal pasatiempo", ganando un poco de dinero y manteniendo limpio su barrio. Aunque sus vecinos sigan sin entender la actividad de esta peculiar mujer millonaria.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios