Miércoles, 08.04.2020 - 01:32 h

Los bancos ignoran las mayores exigencias de solvencia y tiran de la bolsa

A pesar de que los jefes de los bancos centrales y las autoridades reguladoras de 27 países acordaron ayer endurecer las normas de solvencia bancaria para mejorar la solidez del sistema financiero, el sector está brillando en las principales bolsas europeas.

Los bancos centrales de veintisiete países acuerdan endurecer las normas de solvencia bancaria

Los jefes de los bancos centrales y las autoridades reguladoras de 27 países acordaron este domingo endurecer las normas de solvencia bancaria con el fin de mejorar la solidez del sistema financiero, según ha anunciado el vicepresidente del Bundesbank, Franz-Christoph Zeitler.

La nuevas reglas, bautizadas como Basilea III, exigen a la banca que guarde más capital para hacer frente a turbulencias como las de la reciente crisis financiera, deberán ser discutidas y aprobadas durante la próxima cumbre de jefes de Estado y Gobierno del G20 que se celebrará en la capital de Corea del Sur el próximo mes de noviembre.

La aprobación de este acuerdo implicaría que se comenzaría a aplicar en 2013, algo que apenas afectaría a las entidades españolas dado que el capital que éstas reservan supera la media del resto de países.

Sin embargo, las principales entidades europeas están recibiendo estas noticias con los brazos abiertos en las bolsas europeas. De hecho, en la mayoría de ellas los bancos son los valores que más están creciendo a mediodía.

Los seis bancos que cotizan en el Ibex 35 -Santander, BBVA, Bankinter, Sabadell, Popular y Banesto-, por ejemplo, encabezan algunas de las principales subidas en nuestro selectivo, al cotizar con repuntes de entre un 1% y un 2,6%. En la bolsa francesa, Crédit Agricole crece más de un 6%, mientras que Société Générale sube un 4% y BNP Paribas un 2%. 

En el parqué de Londres, Lloyds está creciendo un 3%, HSBC y Royal Bank of Scotland más de un 2% y Barclays cerca de un 1%. En el selectivo de Fráncfort, el Commerzbank sube en torno al 2%, igual que Deutsche Bank, mientras que en Lisboa,  BCP y Espirito Santo sube más de un 2%, BPI un 1,5%.

Capacidad de reacción

En esencia, el acuerdo busca evitar que ante una nueva crisis sean los Estados los que tengan que apoyar a las entidades financieras para evitar una quiebra: aumentando su reserva de provisiones, serían los propios bancos y cajas los que tendrían fondos suficientes como para responder por ellos mismos.

El punto principal del acuerdo obliga a los bancos a mantener un "Tier 1" o "Nivel 1" -ratio que mide la fortaleza de las entidades financieras basándose en su capital básico, comprendido por acciones ordinarias y utilidades no distribuidas- del 6%, frente al 4% actual.

Este incremento sería gradual, tal y como habían solicitado las entidades financieras, y no se terminará de implementar hasta 2018, al igual que otras medidas adoptadas hoy. A este respecto, Trichet señaló que "los acuerdos de transición permitirán a los bancos alcanzar estos nuevos estándares a la vez que fomentan la recuperación económica".

Además, el paquete de medidas de Basilea III insta a los bancos a mantener un mínimo de acciones ordinarias del 4,5%, frente al 2% anterior, al que habrá que sumar otro 2,5% de "amortiguación" durante los períodos de bonanza económica que sirva de elemento contra cíclico en momentos de crisis o recesión económica. Así, el total de acciones ordinarias que deberán mantener las entidades financieras ascenderá al 7%.

Esta decisión refuerza la nueva definición de capital acordada por los gobernadores de bancos centrales y autoridades monetarias el pasado julio.

Reacciones desde Alemania

El presidente del Bundesbank, el banco central alemán, Axel Weber, se mostró satisfecho por el acuerdo alcanzado y manifestó que los periodos transitorios establecidos posibilitarán el cumplimiento de los mínimos crecientes de capital y liquidez que se exige a los institutos financieros.Entre tanto, el Deutsche Bank, el mayor banco germano, anunció ya antes de conocerse los resultados de la cita en Basilea que recurrirá a los mercados para obtener 9.800 millones de euros con los que reforzar sus ratios de capital.

Con dichos fondos el Deutsche Bank tiene intención de presentar una oferta para la adquisición del 70% del capital del Postbank, el antiguo instituto financiero de los Correos alemanes, para reducir así su dependencia de los ingresos procedentes de la banca de inversión.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING