Martes, 19.02.2019 - 20:58 h
Hay casi 2.300 'colocados' de forma directa

Los cargos a dedo 'se cuelan' en la Junta seis días después de la llegada de Moreno

Los socialistas aseguran que son trámites que no se pueden parar. El lunes se publicaron ocho nuevas convocatorias para puestos de libre designación. 

Juanma Moreno y Juan Marín
Los cargos a dedo siguen colándose en la Junta seis días después de llegar Montero. / EP

Los cargos de libre designación siguen 'colándose' en puestos clave de la Junta de Andalucía seis días después de que el 'popular' Juan Manuel Moreno tomase las riendas del Gobierno regional tras 36 años de Ejecutivos socialistas. El martes, el día que el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (Boja) anunciaba el cese de los antiguos consejeros del PSOE y el nombramiento de los nuevos, aparecía una nueva colocación a dedo. Solo un día antes y coincidiendo con la jura de los nuevos consejeros del Partido Popular y de Ciudadanos, el Boja 'echaba humo' con hasta ocho nuevas convocatorias diseñadas para cubrir puestos de libre designación en diferentes áreas.

Este tipo de colocaciones, que para los partidos que ahora conforman el  gobierno de la comunidad autónoma son una muestra de 'enchufismo" y un ejemplo más de la Andalucía 'clientelar', han seguido produciéndose de forma masiva desde que el pasado día 8 de octubre la expresidenta Susana Díaz convocase elecciones. Los socialistas, ante las denuncias de colocaciones 'in extremis' -casi cien- y de amiguismo, se han defendido asegurando que la cobertura de estos puestos son trámites ordinarios de naturaleza administrativa que no se pueden parar.

PP y Ciudadanos se han fijado como objetivos la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción, que correrá a cargo de los responsables del 'partido naranja', para acabar con los denominados 'chiringuitos' políticos del PSOE y con la falta de transparencia vinculada a los 300 entes que conforman el sector instrumental de la Junta. Las dos formaciones, que pretenden terminar con el clientelismo en Andalucía, patente en los sobresueldos, las subvenciones sin justificar y el exceso de gasto, también se han comprometido a frenar en seco con el abuso de los nombramientos a dedo.

En el arranque de la legislatura y antes de que se cumplan cien días de gobierno, los socios pretenden tramitar un proyecto de ley de despolitización de la Junta de Andalucía. El nuevo Ejecutivo impulsará los concursos de méritos para cubrir los puestos vacantes en la Administración. Mientras, los altos directivos de carácter técnico serán elegidos mediante un concurso público "por un periodo de seis años" entre personas con experiencia y formación acreditada" y deberán ser evaluados de manera continua.

Sobre la mesa también está la posibilidad de hacer volver a sus antiguos empleos a los casi 2.300 funcionarios que han accedido a su cargo sin un concurso previo. Esta decisión podría dejar sin su puesto a muchos de ellos si ya ha sido ocupado. En cualquier caso, como son funcionarios, nunca perderían su trabajo.

Alfonso Calabuig, portavoz del Sindicato Andaluz de Funcionarios (SAF) ha asegurado a La Información que las designaciones a dedo deberían estar limitadas a los altos cargos y afectar solo a los niveles 29 y 30, algo que ya defendió Ciudadanos cuando se prestó a sellar un pacto de investidura con Díaz. "Por debajo de esos niveles deberían cubrirse los puestos por concurso. Todo lo que no sea así permite procesos oscuros, enfangados y opacos. Ni los sindicatos conocen los criterios de la adjudicación, ni los descartados la razón por la que lo han sido", admite el portavoz sindical.

"Hay muchos empleados públicos que han recurrido estas decisiones por considerarlas arbitrarias, pero las sentencias tardan entre unas cosas y otras hasta 14 años. En bastantes ocasiones hay un puesto para cubrir y meses antes ya hay una persona trabajando de forma interina en el departamento que es la que finalmente obtiene el puesto a través de la libre designación. Los tribunales ya nos han dicho que los niveles por debajo del 29 deben ser ocupados por concurso y no a dedo", reconoce Alfonso Calabuig.

Ahora en Portada 

Comentarios