Los consumidores de cigarrillo electrónico gastan una quinta parte menos que los fumadores

    • Un fumador medio de tabaco gasta más de 1.600 euros mientras que un vapeador dedica alrededor de 325 euros anuales.
    • Está orientado a mayores de edad que ya tienen el hábito de fumar y que lo imitan a través del vapeo, porque "es menos perjudicial".
Un estudio cuestiona que los cigarrillos electrónicos puedan ayudar a dejar de fumar
Un estudio cuestiona que los cigarrillos electrónicos puedan ayudar a dejar de fumar

Un consumidor de cigarrillo electrónico, más conocido como vapeador, no gasta al año ni la quinta parte que un fumador de tabaco normal. La Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE) destaca a través de un estudio que el consumo medio en España de este dispositivo cuesta anualmente unos 325 euros.

Señala que según el análisis, los españoles vapeadores consumen una media de un bote (unos cuatro euros) de 10 mililitros cada cinco días, es decir, 73 al año. El total del coste de los botes sería de 292 euros, que sumados al precio del 'kit' necesario del producto y sus complementos sería de 325.

En cambio, el fumador gasta mucho más cada día, asegura la ANCE. Contando con una persona que fuma un paquete diario (4,50 euros al día), gastaría nada menos que 1.643 euros, cinco veces más que con el cigarrillo electrónico.

Esto significa que si un fumador con estas características se pasase al vapeo, ahorraría una media al año de 1.318 euros. "Estamos hablando en una repercusión no sólo en el bolsillo de los consumidores, sino también en su salud. Las personas que se pasan al vapeo fuman menos, así lo constatan diversos informes y estudios de la comunidad científica, pero además, como hemos comprobado,consiguen ahorrarse mucho dinero si utilizan el cigarrillo electrónico", afirma Manuel Muñoz, presidente de ANCE.Ya hay 8.000 vapeadores en España

ANCE además pone de manifiesto que el sector del e-cigarrillo es uno de los segmentos que ha mostrado una evolución más positiva en España en los últimos tres años, a pesar de la coyuntura económica, llegando a alcanzar 800.000 vapeadores, más de 3.100 puntos de venta y a unas ventas superiores a los 24 millones de euros en 2013.

A pesar de que el cigarrillo electrónico no es un producto para dejar de fumar, ya que no es un medicamento con propiedades terapéuticas para ello, por el mero hecho de pasarse a esta alternativa, los vapeadores reducen considerablemente el consumo de tabaco.

Los consumidores del cigarrillo electrónico suelen ser varones, entre los 30 y los 35 años, que son fumadores habituales. "El cigarrillo electrónico es un producto exclusivamente para fumadores. Está orientado a mayores de edad que ya tienen el hábito de fumar y que lo imitan a través del vapeo, ya que está demostrado que es menos perjudicial que el tabaco y además genera un ahorro considerable al consumidor", afirma Manuel Muñoz.

Mostrar comentarios