Los controladores aéreos cobrarán una media de 200.000 euros al año

  • El laudo elaborado por el ex ministro Manuel Pimentel, quien ha actuado como árbitro en el conflicto entre los profesionales y Aena, tiene como meta "ir acercándose a la media europea en materia de salarios, jornada y productividad". Fija el convenio para esta actividad hasta 2013.
lainformacion.com

Después de un mes de documentación y reuniones entre las partes, Manuel Pimentel ha dado a conocer hoy un laudo que apunta a cerrar el segundo convenio colectivo de los controladores aéreos, a fin de que se normalice la actividad en los aeropuertos españoles.

El ex ministro de Trabajo, quien ha actuado como árbitro del conflicto, ha dicho que su resolución tiene como objetivo central ir ajustando la situación de España a lo que sucede en el resto deEuropa y  que los controladores trabajen en un marco de "normalidadabsoluta" con una clara relación jornada-salario.

Entre los más de 200 puntos que aborda este dictamen extrajudicial aunque de cumplimiento obligado por las partes, se establece que los controladores aéreos que están operativos cobren una media anual de 200.000 euros y los no operativos lo mismo que en 2010.

También, que la jornada laboral básica sea de 1.670 horas como máximo para este año y 2012, con una media mensual de 170 horas, y se reduzca a 1.595 horas en 2013, aunque se añade un plus por formación (de 40 horas en 2011, 25 en 2012 y 20 en 2013) que funcionará como "colchón" para los aeropuertos más concurridos del país.

Pimentel, quien ha agradecido a las partes por su disposición al diálogo, ha remarcado que "nuestros controladores trabajan más pero también ganan mucho más que la media europea". Por eso, su intención de ir ajustando las variables de jornada y salario, y también de productividad, de la situación nacional a la europea.

El ex ministro ha dicho que el punto de partida para alcanzar esta resolución ha sido lo acordado previamente por controladores y empresa en agosto pasado. Los asuntos que aún estaban en discusión, que han provocado numerosos problemas en el tráfico aéreo español en el último año, fueron abordados en sucesivas reuniones tripartitas en las que el acuerdo fue tiñendo de verde las "grandes zonas rojas" que había.

Pimentel ha calificado este laudo de "éxito del diálogo social", y ha dicho que un proceso de esta complejidad ha sido posible por la "voluntad inequívoca" de las partes de alcanzar una solución a su enfrentemiento.

De hecho han sido los implicados los que han aceptado someterse a un arbitraje, sistema alternativo para la resolución extrajudicial de conflictos que permite una mayor agilidad en la resolución y que intervenga una autoridad especializada en el tema como el ex ministro.

El laudo entrará en vigor en cuanto se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Ahora tanto Aena como la Unión Sindical de Controladores Aéreos (Usca), el sindicato que representa al 97 por ciento de los controladores, deberán evaluar el texto y dar su opinión sobre él.

En la rueda de prensa de Pimentel el presidente de Usca, Camilo Cela, se ha limitado a decir que esperan que con este paso "llegue la paz social y se recupere la normalidad" en el sector.

Por su parte, Juan Ignacio Lema, presidente de Aena, ha destacado el "trabajo minucioso" que ha efectuado el ex ministro, y ha confiado en que con esto se inicie una "nueva etapa" basada en el consenso.

Pimentel ha señalado que a la hora de resolver este conflicto de años ha tenido en cuenta tres factores fundamentales. Por un lado, que Aena es una empresa que "tiene que poder competir" y ser "actor en un espacio internacional". Por otro, que los controladores conforman "un colectivo profesional altamente cualificado" y que "necesitaba clarificar sus condiciones de trabajo". Finalmente, también ha pesado el hecho de que este asunto afecte directamente a los ciudadanos y "a la competitividad de nuestra economía".

Si las partes dan su aprobación a esta resolución como se espera se pondrá punto final a un conflictoiniciado en 2004, cuando venció la vigencia del primer conveniocolectivo de los controladores, acordado con Rafael Arias Salgado deministro de Fomento y con Pimentel en el Ministerio de Trabajo.

Losmomentosmás tensos se produjeron tras la llegada de JoséBlanco a Fomento y, sobre todo, tras la aprobación, hace poco más de unaño, del decreto que modificaba sus condiciones de trabajo.

Desdeentonces, el punto más crítico se produjo durante el pasado puente dela Constitución, cuando más de 400 controladores abandonaron suspuestos de trabajo, lo que provocó el cierre del espacio aéreo españoldurante 24 horas y la declaración del estado de alarma, que se prolongóhasta el 15 de enero.

Mostrar comentarios