Los empleados de Caja Rural CLM recuerdan en silencio a la limpiadora muerta

  • Los empleados de Caja Rural Castilla-La Mancha han guardado hoy un minuto de silencio por Mercedes Martín Cabrero, la limpiadora de la sucursal de Santa Cruz de Retamar (Toledo), que murió el pasado viernes por el disparo de uno de los tres atracadores que intentaron robar la oficina.

Toledo, 7 may.- Los empleados de Caja Rural Castilla-La Mancha han guardado hoy un minuto de silencio por Mercedes Martín Cabrero, la limpiadora de la sucursal de Santa Cruz de Retamar (Toledo), que murió el pasado viernes por el disparo de uno de los tres atracadores que intentaron robar la oficina.

El minuto de silencio ha sido seguido a las 12 horas por los empleados de Caja Rural Castilla-La Mancha a las puertas de las 220 oficinas y agencias financieras que tiene la entidad crediticia en Castilla-La Mancha, Madrid y Castilla y León, en memoria de la fallecida y en señal de apoyo a su familia.

Mercedes Martín Cabrero, de 64 años, que desde hace treinta años se encargaba de la limpieza de la sucursal de la cooperativa crediticia en Santa Cruz de Retamar, murió el pasado de un disparo efectuado por uno de los tres encapuchados intentaron atracar la oficina, uno de los cuales fue detenido horas después por la Guardia Civil.

A la concentración de la sede central de Caja Rural Castilla-La Mancha de Toledo, han asistido los principales directivos de la entidad, entre ellos su presidente Andrés Gómez Mora, y su director general, Víctor Manuel Martín.

Tras permanecer en silencio unos tres minutos, Gómez Mora ha expresado, en nombre de todos los empleados, la indignación y el dolor de los trabajadores de la entidad.

La fallecida "era una persona muy amable, la quería todo el pueblo", por eso ayer hubo una gran manifestación de duelo en Santa Cruz de Retamar, ha subrayado el presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha.

"Este minuto de silencio es para apoyar a la familia, para apoyar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", ha declarado Gómez Mora, quien ha añadido: "era obligado que lo hiciéramos".

Gómez Mora ha manifestado: "sólo podemos decir que estamos con el apoyo a toda la familia, el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y sobre todo con el deseo de que a estos delincuentes, a estos criminales, porque lo son, se les busque, se les juzgue y que caiga sobre ellos todo el peso de la ley".

"No hay ningún derecho ni a matar a una persona, ni a destrozar a una familia", ha lamentado Gómez Mora, que ha comentado que se puede esperar que haya un atraco "tal y como están los tiempos", pero no "con la maldad con la que se ha perpetrado éste".

Mostrar comentarios