Los empresarios lusos a favor de un AVE Lisboa-Madrid de pasajeros y carga

  • Los empresarios portugueses se declararon hoy a favor de mantener el proyecto de tren de alta velocidad entre Lisboa y Madrid, con tráfico mixto, y hacer otra conexión, más barata, para transportar las mercancías del puerto de Sines.

Lisboa, 30 sep.- Los empresarios portugueses se declararon hoy a favor de mantener el proyecto de tren de alta velocidad entre Lisboa y Madrid, con tráfico mixto, y hacer otra conexión, más barata, para transportar las mercancías del puerto de Sines.

Los representantes de la Confederación Empresarial Portuguesa (CIP), Antonio Saraiva, y Luis Mira Amaral, presentaron hoy en Lisboa la propuesta de su organización sobre la comunicación ferroviaria entre Portugal, España y Europa, enfocada en el transporte de mercancías aunque sin renunciar a los pasajeros.

La CIP es partidaria de contar con una línea de alta velocidad para pasajeros y carga entre Lisboa y Madrid y otra más económica que parta de Sines y enlace con la frontera de Badajoz, ambas con ancho de vía europeo.

La Confederación abogó hoy por utilizar la misma línea ferroviaria para mercancías y pasajeros con el objetivo de rentabilizarla, y se mostró favorable a cumplir el compromiso con España para que un servicio de alta velocidad una las capitales ibéricas desde sus centros urbanos.

El Gobierno conservador portugués que asumió el poder en junio, suspendió el proyecto de alta velocidad con España y el miércoles anunció que tiene permiso de Bruselas para utilizar las ayudas previstas para esa conexión en dos líneas de mercancías de menor rapidez que partirán de Sines y del puerto septentrional de Aveiro.

Dentro de su propuesta, la CIP recomendó hoy extender el ancho de vía europeo entre los principales polos industriales cercanos a Lisboa, entre los que destaca, aparte del ramal de Sines (a 160 kilómetros de la capital), el de la localidad de Barreiro y el de la fábrica de automóviles AutoEuropa, de Volkswagen, al sur de Lisboa.

El nuevo trazado sugerido de Sines a Badajoz está evaluado por el organismo patronal en 400 millones de euros, 100 menos que el plan original.

Los empresarios lusos también son favorables a aprovechar el actual puente 25 de Abril, sobre la desembocadura del río Tajo, en vez de construir un tercero, y utilizar intercambiadores ferroviarios para completar el proyecto.

Para la CIP, el primer objetivo estratégico a corto y medio plazo es que Badajoz y Madrid tengan sus plataformas logísticas concluidas en 2014, con el objetivo de que el puerto de Sines aproveche el previsible aumento de flujo de barcos de mercancías procedentes de la ampliación del canal de Panamá.

Entre los objetivos de los empresarios está -en segundo lugar- contar con otro eje que comunique Portugal con Europa sin pasar por Madrid, a través de la frontera española de Irún, y -en tercero- conectar el puerto de Aveiro con la frontera española de Salamanca.

Al presentar su iniciativa, la organización patronal acogió también con satisfacción el propósito del Gobierno luso de potenciar el tráfico ferroviario de mercancías.

El Gobierno de unión conservadora de Portugal, compuesto por el Partido Social Demócrata (PSD) y los democristianos del CDS-PP, decidió suspender en junio el proyecto de ferrocarril Lisboa-Madrid, apoyado por el anterior Ejecutivo socialista, por considerarlo una carga excesiva para el Estado con la crisis que sufre el país.

Los conservadores lusos sostienen que su plan ferroviario enfocado en la carga será más barato que el anterior y servirá para promover las exportaciones portuguesas y ayudar a superar la crisis económica.

Mostrar comentarios