Martes, 21.05.2019 - 11:32 h
Cambios en el Estatuto

Los funcionarios de élite plantean auditar el CV de todos los directivos públicos

Exigen acabar con los 'dedazos' y reservar todos los cargos de director general a los funcionarios con una carrera profesional más brillante

El presidente de Fedeca, Jordi Solé.
Fedeca, que preside Jordi Solé, plantea auditar el CV de todos los directivos públicos. / Efe

Acabar con los 'dedazos', poner fin a las designaciones arbitrarias de directivos públicos en base a criterios no profesionales y liquidar la costumbre - bien asentada en España - de 'limpiar' la estructura de la Administración cada vez que se produce un cambio de Gobierno para situar en los puestos de decisión a otros directivos con el único motivo de que sean más afines.

Estos son los ambiciosos objetivos que se ha planteado Fedeca, la organización representativa de los cuerpos superiores de la Administración, en su propuesta de desarrollo de Estatuto de Directivo Público, un aspecto pendiente de regulación desde hace una década y que persigue crear una escala de directivos públicos en la Administración española que sirve para profesionalizar el sector público y modular la excesiva influencia de la política en todos los rincones de la Administración.

La clave de bóveda de la propuesta son los directores generales, un nivel que Fedeca entiende que se debe reservar en exclusiva a altos funcionarios del Estado y no a cualquiera, sino solo a los que acrediten una cierta experiencia (8 años) y una trayectoria profesional singularmente brillante.

Y esa evaluación no la haría el Gobierno, como 'de facto' sucede ahora. El esquema propuesto por Fedeca se basa en una Autoridad Independiente, que seleccionaría los mejores aspirantes a cada uno de los cargos disponibles - en la Administración del Estado hay en torno a medio millar de direcciones generales - y propondría una terna al cargo político de turno, que, eso sí, se encargaría de la selección final del candidato.

El trabajo de selección sería exhaustivo. La Autoridad Independiente valoraría la idoneidad de los candidatos, su capacidad, los méritos acumulados y, según el presidente de Fedeca, Jordi Solé, también se encargaría de auditar la formación acreditada por los candidatos al objeto de eliminar distorsiones en la evaluación de los perfiles. 

De hecho, la propuesta que hacen los Cuerpos Superiores de la Administración es que se defina una cartera común de formación del directivo público que determine la titulación y los conocimientos que los altos funcionarios deben acreditar para poder acceder al cargo de director general, ya sean titulaciones como un Máster en Dirección Pública u otro tipo de conocimiento más transversal.

Hacia un Cuerpo de Directivos Públicos

Para empezar sus tareas se reflejarían en una 'carta de mandato' que detallaría los objetivos a cumplir durante su mandato y que también serviría de base para evaluar su adecuado desempeño. "No se trata de desvincular la actuación de los directivos públicos de la dirección política que la Constitución encomienda al Gobierno", aclara Fedeca y de hecho sería el superior político el que daría el visto bueno a esa carta.

Todo esto en lo que se refiere al acceso a la condición de directivo público, pero una vez alcanzada ésta la propuesta de Fedeca persigue garantizar su autonomía respecto al poder político

El mandato del directivo público estaría desvinculado del ciclo político. "Nosotros proponemos un periodo de cinco años, pero si fueran seis también nos parecería bien, lo que consideramos crítico es evitar la rotación de altos cargos que se da ahora cada vez que hay un cambio de Gobierno", explica Jordi Solé, presidente de Fedeca. 

El asunto no ha pasado desapercibido ni a la OCDE que ha emparentado a España como Turquía como los países donde más relevos de altos cargos se producen cuando hay un cambio de Gobierno. 

Otra de las características más marcadas del modelo que plantea Fedeca es que el sueldo de los directivos públicos no estaría sujeto a la negociación colectivo, se determinaría en función de las responsabilidades a asumir y, además, tendría un elevado componente variable, ligado al cumplimiento de objetivos.

Ahora en Portada 

Comentarios