Polémica en torno a la aplicación de la Bolsa de Horas

Los funcionarios necesitarán del 'ok' del jefe para atender sus urgencias familiares

CCOO se desmarca del acuerdo para activar la bolsa de horas en la Administración del Estado por entender que ampara "la discrecionalidad más absoluta"

Meritxell Batet, firmando acuerdo con funcionarios / EP
La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, firma el acuerdo para implantar la bolsa de horas en la Administración del Estado / EP

Un lustro esperando el documento oficial que plasme el compromiso adquirido en el año 2013 por el Gobierno para implantar una 'bolsa de horas' en el ámbito de la Administración que permita a los empleados públicos atender sin cortapisas situaciones personales y familiares sobrevenidas, reforzando así el principio de la conciliación entre la vida profesional y la familiar, y cuando llega el momento de rubricarlo se hace en medio de la polémica.

El sindicato Comisiones Obreras - uno de los mayoritarios en la Administración del Estado - ha decidido desmarcarse del acuerdo para la aplicación de la 'bolsa de horas' en este ámbito, que sí han firmado CSI-F, UGT y CIG, por entender que su desarrollo normativo desnaturaliza el pacto alcanzado el pasado mes de marzo con el Gobierno del PP al condicionar al visto bueno de los responsables de cada área la posibilidad de que los empleados públicos puedan recurrir a la bolsa de horas prevista para atender cualquier situación imprevista de su vida familiar.

En opinión del sindicato el acuerdo suscrito entre el Ministerio de Política Territorial y Función Pública que dirige Meritxell Batet y los sindicatos firmantes "está dominado por la indefinición más absoluta, impone la discrecionalidad de quienes dirigen las unidades y justifica la arbitrariedad en la toma de decisiones". Su disgusto - y su negativa a suscribir el acuerdo - se justifica en el punto sexto del acuerdo, que condiciona la posibilidad de acumular las horas en forma de jornadas completas a la existencia de una razón justificada para ello, "considerando las peculiaridades de la prestación del servicio público".

El sindicato considera que a la luz de lo tratado en la negociación con el Gobierno la disposición tiene un espíritu claramente limitativo y "abre la puerta a la discrecionalidad más absoluta" ya que hace descansar en los responsables de cada área la decisión de qué se acepta y qué no a la hora de hacer uso de esa bolsa de horas. Dicho de otro modo, según la percepción de CCOO la bolsa de horas - recuperable y equivalente al 5% de la jornada anual de cada funcionario - perderá así la naturaleza de beneficio de libre disposición por parte del funcionario ante un evento familiar o personal inesperado que tenía en origen y se convertirá en un permiso cuyo uso será modulado por la Administración. 

Las quejas del sindicato se resumen en tres: la decisión sobre qué situaciones son o no susceptibles de cubrir con la bolsa de horas no se basa en criterios objetivos sino en la decisión discrecional de un gestor, no se determinan fórmula de utilización, lo que hará que según el criterio del jefe en unos departamentos se exija preaviso y en otros no; y, por último, hace que la ubicación del puesto de trabajo determine su potencial utilización por parte de los empleados públicos.

Cubrir las necesidades organizativas

La bolsa de horas pactada el pasado 29 de octubre reserva un volumen de horas equivalente al 5% de la jornada anual de cada funcionario público para la atención de circunstanciar personales y familiares, lo que según la jornada anual media en la Administración General del Estado supondría una media de 82 horas, si bien la composición de la misma dependerá de la jornada de cada funcionario ya que se ajustará según la circunstancias particulares de cada empleado.

Por esta razón se han establecido una serie de cautelas, que son las que han alejado a CCOO del acuerdo. Por ejemplo, que las horas utilizadas por motivos familiares tengan que recuperarse en los tres meses siguientes a su uso o que a la hora de acumularse en jornadas completas - algo que el acuerdo sí permite - se tengan que considerar las necesidades específicas de cada área, algo que corresponderá a los responsables de cada una.

Según la redacción del acuerdo, la aplicación de la bolsa de horas busca "garantizar y facilitar su uso de la forma más ágil y flexible, permitiendo la conciliación de la vida familiar y laboral sin menoscabo de las necesidades organizativas de la Administración". 

Más allá de la autorización previa que podrá ser necesaria o no según la decisión de cada responsable de departamento, el ministerio de Batet no se ha puesto particularmente exigente con los requisitos a la hora de disfrutar de esas horas para conciliar vida laboral y familiar. De hecho, para justificar su utilización únicamente será necesaria una declaración responsable por parte del beneficiario o beneficiaria.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios