El ocaso del instrumento de inversión preferido por las grandes fortunas

Los inversores echan el cierre a 375 sicav para huir de la amenaza de castigo fiscal

CNMV y Bolsas y Mercados atribuyen el éxodo a la percepción de riesgo ante la posibilidad de que el Gobierno introduzca cambios en su marco legal

Evolución de las Sicav en España

Entre enero y noviembre de este año 375 sicavs han echado el cierre en España en un movimiento sin precedentes en los más de 24 años de historia de este instrumento de inversión, uno de los preferidos por las grandes fortunas españolas. Ni siquiera en lo peor de la crisis, cuando miles de inversores se vieron obligados a materializar sus ahorros para sortear el impacto de la peor crisis financiera en décadas desaparecieron tantas sociedades, si se atiende a los registros oficiales de la CNMV.

El asunto es uno de los fenómenos sobre el que llama la atención la sociedad Bolsas y Mercados Españoles en su Informe de Mercado de 2017 en el que asegura que todo se debe a un rumor de mercado, el que apunta a "modificaciones fiscales para esta figura societaria" en el futuro más inmediato, lo que a juicio del informe constituye la causa principal de este movimiento. No es una opinión aislada. Hace unos días el consejero de la CNMV, Ángel Benito, llamó la atención sobre la avalancha de bajas de sicav - nada menos que un 10% del universo de sociedades que existían al cierre de 2016- y la atribuía sin ambages a "la incertidumbre actual sobre posibles cambios legales".

Lo curioso es que todo viene del acuerdo de Gobierno suscrito por el Partido Popular y Ciudadanos hace ya casi un año y medio, allá por julio de 2017. En el documento rubricado por Mariano Rajoy y Albert Rivera se contemplaban dos modificaciones sustanciales en el tratamiento regulatorio de las sicav. La primera de ellas regulaba que solo se considerarían partícipes de la sicav aquellos que acreditaran la propiedad de un porcentaje mínimo del 0,55% del capital de la sociedad. La medida tenía un objetivo claro: acabar con la figura del mariachi, como se conoce a los inversores de pega que ayudaban a cumplir con el requisito legal de acreditar un centenar de partícipes con 'paquetes' de inversión irrisorios, que pueden llegar a ser de un solo euro.

La segunda medida está íntimamente relacionada con ésta y prevé que sea la Agencia Tributaria y no la CNMV la institución responsable de acreditar el cumplimiento de los requisitos legales para ser sicav, y singularmente la existencia de un centenar de inversores...de verdad. La iniciativa es una imposición de Ciudadanos, uno de cuyos diputados, Francisco de la Torre, ha batallado lo indecible durante años desde la asociación de Inspectores de Hacienda del Estado para controlar lo que consideraban prácticas fraudulentas de estas sociedades de inversión.

El principal riesgo de estos cambios para los partícipes de las sicav es que se les modifique el favorable marco fiscal del que disfrutan este tipo de instrumentos, cuyo patrimonio se grava únicamente al 1% en el Impuesto de Sociedades, muy por debajo del tipo general de este impuesto, el 25%. Una aparente ventaja que desaparece, en realidad, cuando los partícipes materializan su inversión y tienen que declarar las ganancias patrimoniales obtenidas en el IRPF.

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, ya advirtió que la materialización de estos ajustes legales traería consigo un movimiento de deslocalización de este tipo de sociedades con destino a otros lugares, principalmente en dirección a Luxemburgo, según precisan fuentes del mercado. Bien, pues no ha sido necesario ni que se materialice la reforma, la simple amenaza de la misma ha servido para que muchos inversores hayan decidido cerrar estos instrumentos y desviar sus ahorros hacia otros vehículos de inversión.

¿El fin de las sicav?

El que durante lustros ha sido el instrumento de inversión favorito de las grandes fortunas españolas parece encarar su ocaso. Ya no es solo que las 375 sicav suprimidas hasta el 30 de noviembre de 2017 supongan el mayor flujo de salida de la historia de este instrumento desde su creación en 1993, sino que hay otros datos que acreditan su declive. En todo el año solo se han registrado tres nuevas sicav, un dato que contrasta poderosamente con las 16 nuevas socimis que han salido a cotización en el Mercado Alternativo Bursátil.

¿Estamos ante un cambio de guardia en las preferencias de los inversores? "No creemos que se puede asegurar tal cosa", aseguran fuentes del mercado. "Es cierto que la supresión de sicavs ha coincidido con un auge de las socimis, pero son instrumentos diferentes y no es muy probable que se haya dado un efecto sustitución". A falta de datos oficiales que permitan contrastas la rentabilidad de ambos vehículos de inversión, fuentes del mercado aseguran que si la rentabilidad de las socimis se mueve en una horquilla de entre el 4% y el 7%, la de las sicav supera el 15% en muchos casos.

Las fuentes consultadas aseguran que algunas de las sicav que se han dado de baja en la CNMV operan ahora desde Luxemburgo, otras se han fusionado con fondos de inversión...la casuística es amplia. El caso es que de las 3.239 sociedades registradas al cierre de 2016 a 30 de noviembre solo quedaban 2.864. El patrimonio invertido en ellas también ha caído por debajo de los 32.000 millones de euros, situándose en 31.690 millones, un nivel similar al de 2014.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios