Domingo, 08.12.2019 - 04:40 h
Consecuencias del conflicto catalán

Los mercados ya castigan a España y a la banca con más exposición a Cataluña

Moody's resitúa los seguros de riesgo de impago (CDS) sobre la deuda de España y Caixabank en la antesala del bono basura, y apunta a BBVA y Sabadell

Más de 300.000 empresas necesitarán un ‘DNI’ para operar en bolsa ya en 2018
El conflicto catalán empieza a pasar factura a la imagen de España en los mercados.

Los mercados han pasado a la acción. Después de una semanas advirtiendo de que la situación de incertidumbre que se estaba generando en España a cuenta del conflicto catalán no les gustaba nada y de que (aunque no le daban demasiado crédito) sí generaba cierta incomodidad a los inversores, han pasado a la segunda fase: tomar cartas en el asunto.

Ya no es solo que el color rojo se haya apoderado de las pantallas de las bolsas españolas o que el Tesoro haya tenido que pagar una rentabilidad mayor por colocar su última remesa de deuda, es que la agencia de calificación Moody's ha decidido revisar a la baja la calificación que otorga a los seguros de cobertura de riesgo de impago (CDS) que se suscriben sobre la deuda española y la de Caixabank hasta situarlos en el nivel Baa3, la antesala de los bonos basura.

El movimiento no tiene el mismo efecto sobre el mercado que una revisión del rating de la deuda de ambos emisores, según aclaran los analistas consultados, pero constituye un aviso más que serio. Más aún si se tiene en cuenta que Moody's revisará el rating del Reino de España (actualmente situado en Baa2, con perspectiva estable) en menos de dos semanas.

Los CDS fueron un instrumento que se hizo tristemente célebre en la crisis financiera por llevarse por delante a la aseguradora norteamericana IAG. Según el analista de XTB, Joaquín Robles, se trata de un instrumento de cobertura de riesgo ante un potencial impago que suelen utilizar los inversores cuando tienen una exposición muy importante a un determinado activo. 

La principal crítica que se realiza a este mercado es su opacidad. Al basarse en acuerdos bilaterales entre el inversor y su entidad financiera los valores fluctúan sin mucha explicación. Por ello, agencias como Moody's emiten informes en los que identifican el rating 'implícito' de los instrumentos de deuda objeto de cobertura y también los spreads o diferenciales ante los activos de mayor estabilidad.

La banca 'catalana' en el punto de mira

El reporte de Moody's revela que en la semana inmediatamente posterior al 1-O el rating 'implícito' de los CDS sobre la deuda emitida por el Gobierno de España y también por Caixabank se degradó de Baa2 a Baa3, en un movimiento a la baja que también arrastró a otro de los bancos más expuestos a Cataluña, BBVA (de Baa1 a Baa2).

El desplazamiento también se filtró a la 'prima de riesgo' de los CDS. Entre los diez emisores con una evolución más negativa en Europa en la semana posterior al 1-O figuran el Gobierno de España, Bankinter, Caixabank y Banco de Sabadell. ¿Casualidad?

"Los CDS elevan su precio cuando existe un incremento en la percepción de riesgo sobre un determinado valor. Es automático", aclara Robles. De hecho, se entiende que los CDS anticipan movimientos que luego pueden filtrarse al rating de los emisores, de consolidarse la percepción de incertidumbre, claro.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING