Los pájaros de ciudad, más "listos" que los de campo


El cerebro de las aves que anidan en ciudades es un 20% mayor en relación a su cuerpo que el de las aves que crían alejadas de centros urbanos, según un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Científicas (CSIC) en colaboración con la Universidad de Uppsala (Suecia).
Uno de los autores del trabajo e investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana, Ignacio González, explicó, en declaraciones a Servimedia, que esta mayor talla del cerebro está relacionada con "una mayor capacidad cognitiva y con comportamientos más innovadores".
"Las aves que son capaces de anidar en una ciudad, es decir, que pueden reproducirse con éxito, deben hacer frente a condiciones nuevas y, por tanto, desarrollar comportamientos complejos para solucionarlas", aclaró.
Publicado en la revista "Biology Letters", el estudio compara datos de un total de 82 especies del grupo más numeroso de aves, las paseriformes, pertenecientes al entorno urbano y los alrededores de 12 ciudades representativas de Francia y Suiza.
Las paseriformes son la mayoría de los pájaros que se ven en las ciudades y se caracterizan por su pequeño tamaño, por formar nidos y por cuidar de sus crías, que nacen con niveles muy bajos de desarrollo.
Del total de especies analizadas, 38 son capaces de criar en el núcleo urbano, mientras que las otras 44 tienen presencia en un área de casi 2.600 kilómetros cuadrados alrededor pero no registran asentamientos en el centro de la ciudad, apunta el CSIC.
Como ejemplo puso al carbonero común y a la urraca, variedades ambas que viven y anidan en la ciudad y cuyo tamaño cerebral en relación a su cuerpo es un 20% superior al de la oropéndola, que vive alejada de ella.
Según González, los entornos urbanos ofrecen "retos", como la variabilidad en la disposición de alimentos, dificultades a la hora de hacer nidos y diferentes condiciones de iluminación, para los que "no todas las aves están preparadas".
Podría entenderse que los entornos urbanos ejercen "una presión evolutiva" y que actúan a modo de "filtros ecológicos" en la selección de las especies que en ellas habitan, subrayó.
Dado que las ciudades son los entornos que más crecen hoy en día, esto supondría "una amenaza para la diversidad de la fauna aviar", que vería reducida la extensión de sus hábitats favorables, destacó González.
Todavía es necesario comprobar si los patrones detectados en este trabajo son aplicables a otros países, advierte el CISC, pero destaca que este descubrimiento llama la atención sobre los retos que la urbanización puede implicar para cierto tipo de pájaros.

Mostrar comentarios