Miércoles, 20.02.2019 - 23:49 h
'Paguilla' de 13 euros

Los pensionistas que entraron al sistema en 2018 se quedarán sin la paga por el IPC

La ministra Valerio espera sacar del Fondo de Reserva menos de los 3.700 millones de euros previstos en los Presupuestos Generales del Estado. 

Fotografía de Octavio Granado y Magdalena Valerio / EFE
Los pensionistas que entraron al sistema en 2018 se quedan sin la paga por el IPC / EFE

Los pensionistas que se incorporaron al sistema el pasado año 2018 no cobrarán la 'paguilla' compensatoria que tiene previsto abonar la Seguridad Social a finales del próximo mes de febrero, porque el Gobierno entiende que a ellos no les ha afectado la subida de la inflación, al haber visto reconocida su pensión a lo largo del ejercicio.

Así lo ha anunciado el secretario de Estado Octavio Granado durante la rueda de prensa de presentación del presupuesto del Ministerio de Trabajo, donde ha explicado que la paga extraordinaria –que ha cuantificado en unos 13 euros de media– solo la recibirán los pensionistas que vieron reconocida su pensión antes del 31 de diciembre de 2017, que es a los que ha afectado la desviación de una décima del Índice de Precios de Consumo (IPC) sobre el incremento de las prestaciones en 2018.

Recordemos que el Gobierno ha optado por compensar a los pensionistas por ese desvío de los precios para evitar la pérdida de poder adquisitivo. La fórmula que ha elegido el Ejecutivo para calcular la "inflación real" es tomar el valor medio de la variación porcentual del IPC en cada uno de los meses desde diciembre de 2017 hasta noviembre de 2018, lo que ha dado como resultado un 1,7%. Esta cifra supera en una décima el 1,6% que subieron las pensiones en 2018, por lo que la Seguridad Social compensará esos 0,1 puntos de pérdida de poder adquisitivo.

Será a finales de febrero cuando la mayoría de los pensionistas recibirán una alegría de unos 13 euros en sus cuentas bancarias, pero no todos. Aquellos que se incorporaron al sistema a partir del 1 de enero de 2018 no recibirán la 'paguilla'. "Lamento comunicarles que no la van a tener", ha avanzado Granado.

En lo que afecta a los Presupuestos de 2019, la paga compensatoria por la desviación del IPC en 2018 conllevará un coste de unos 354 millones de euros (127 millones para la compensación y otros 127 millones para consolidar en nómina la desviación de precios).

Por su parte, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha asegurado en la misma rueda de prensa que espera que la cantidad que finalmente se disponga del Fondo de Reserva para poder abonar las pensiones este año sea inferior a los 3.693 millones de euros previstos en los PGE.

"Espero que sea menos por la mayor recaudación de cuotas", ha dicho la ministra, que ha recordado que, además de fondos procedentes de la 'hucha de las pensiones', habrá un crédito de 15.164 millones de euros del Estado a la Seguridad Social para garantizar la equilibrio del sistema, dado que se prevé un déficit del 1,1% del PIB para este año.

Valerio ha recordado que el Gobierno anterior había previsto sacar en 2018 unos 5.000 millones de euros, y finalmente el Ejecutivo socialista sólo tuvo que utilizar 3.000 millones de euros. En total, el Fondo, que se usa habitualmente para pagar las extras de verano y Navidad, cuenta en estos momentos con poco más de 5.000 millones que a duras penas alcanzan para abonar media nómina mensual. 

Respecto a otra de las medidas estrella que ha incluido su ministerio en el Proyecto de PGE, la ampliación del subsidio de desempleo a mayores de 52 años, Valerio ha concretado algunas de las nuevas condiciones. La más novedosa, que los beneficiarios ya no se tendrán que jubilar anticipadamente de manera forzosa, como obligaba la ley anterior. 

Tampoco se aplicará parcialidad a la percepción del subsidio, aunque su contrato anterior a la solicitud de esta ayuda fuese a tiempo parcial. Ni se va a pedir la cotización previa de tres meses, tiempo de cotización que era obligatorio anteriormente para acceder a esta prestación. 

Ahora en Portada 

Comentarios