Lunes, 21.01.2019 - 15:40 h
Apenas 48 horas de tranquilidad en Moncloa

Presos por Presupuestos: las cuentas de Sánchez encallan ante ERC y PDeCAT

La petición de la Fiscalía de 20 años de prisión por rebelión para los líderes independentistas complicará las cuentas que hoy parten hacia Bruselas.

Sánchez y Torra en distintas dependencias de Moncloa
Sánchez y Torra el pasado verano en La Moncloa / L.I.

Moncloa solo ha tenido 48 horas tranquilidad y apenas ha podido celebrar el acuerdo presupuestario firmado el pasado jueves entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El tablero se embarra para el Gobierno socialista y la inestabilidad proviene, una vez más, de Cataluña. Esta vez en forma de órdago: presos por Presupuestos. La filtración de que la Fiscalía del Tribunal Supremo baraja solicitar hasta 20 años de prisión para los exdirigentes de la Generalitat actualmente en la cárcel y acusarles de un delito de rebelión (con violencia) ha provocado que el independentismo lance un ultimátum. O el Gobierno socialista mueve ficha o no hay nada de qué negociar, avisan sus socios de la moción de censura.

El escenario económico y político se complica para Sánchez e Iván Redondo. ERC y PDeCAT les están poniendo el listón muy alto pidiendo "gestos" a un Gobierno que se juega su futuro en estas semanas otoñales. Este lunes el Consejo de Ministros aprueba en reunión extraordinaria un borrador de Presupuestos para 2019 que nace encallado por esa clara exigencia de que Moncloa tenga alguna cesión hacia los Junqueras, Turull o Rull, entre otros. A los nacionalistas no les vale el fin del 155 financiero o que varios ministros y la delegada del Gobierno hayan realizado declaraciones favorables hacia los exdirigentes de la Generalitat en prisión. Quieren que la Fiscalía modifique esa previsible acusación de rebelión.

Desde ERC ya han sido claros. Joan Tardà, portavoz en el Congreso, ha afirmado que su partido ya ha transmitido a Moncloa que ni siquiera se sentarán sobre la mesa para negociar los Presupuestos de 2019 si la Fiscalía no retira dichas acusaciones. "No negociaremos nada", ha afirmado dejando claro que la única salida para ellos es la "absolución" de los procesados. "Me va a costar votar a favor de los Presupuestos de un Gobierno de carceleros", dijo por su parte Gabriel Rufián. Idéntico mensaje ha transmitido el PDeCAT. Lo ha hecho Míriam Nogueras, también diputada y número dos de la formación de Puigdemont:

Operación para atraer a ERC y PDeCAT

El Gobierno, por su parte, va a intentar seguir cortejando a los independentistas catalanes, comenzando con ERC. La relación que iniciaron Sánchez y Torra este verano en Moncloa la han seguido manteniendo los vicepresidentes Carmen Calvo y Pere Aragonès con avances, como el último acuerdo en la Comisión Mixta de Asuntos Económicos para saldar una deuda de 1.459 millones o el impulso al Corredor Mediterráneo en una reunión que tiene previsto mantener este mismo lunes el número dos de Fomento, Pedro Saura, con su colega de la Generalitat, Damià Calvet. Cataluña también volvió a enviar a un representante al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

La operación cortejo de ERC ya tuvo un primer hito el pasado miércoles. Así, mientras Sánchez, Montero, Iglesias y Echenique cerraban el pacto presupuestario, la vicepresidenta viajó a Barcelona para verse con Aragonès. La número dos de Moncloa explicó a su homólogo catalán que el borrador de cuentas públicas que hoy llegan a Bruselas contiene una inversión de más de 2.200 millones en la región. Calvo también se reunión con Elsa Artadi, del PDeCAT, en la estación del AVE de Sants para transmitirle el mismo mensaje. Sin embargo, los independentistas responden que esa cantidad son "migajas" y que la deuda del Estado con Cataluña supera los 10.000 millones. Hablan de "parches" y de "tomaduras de pelo".

El ambiente a día de hoy entre Gobierno e independentistas es, en definitiva, de tensión. Pero el Gobierno todavía cree que hay tiempo para que se reblandezcan, tal y como afirmó la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este sábado. A Sánchez le valdría con el voto favorable de ERC a sus Presupuestos (además de PNV y Compromís) y la abstención de los ocho diputados del PDeCAT. 

Sánchez habló en el Palacio Real de los PGE

El presidente del Gobierno habló el pasado jueves, en un corrillo informal con periodistas en el Palacio Real, de los Presupuestos de 2019. Sánchez insistió en que confía en sacar adelante las cuentas públicas y subrayó que no le importaría aprobarlas con el apoyo de la mayoría simple de la Cámara, una situación que -según recordó- ya superó en su día el expresidente José María Aznar. 

El jefe del Ejecutivo se mostró confiado en que Bruselas dé su visto bueno al borrador de proyecto presupuestario que llega este lunes a la Comisión Europea. Añadió también que espera que, a pesar de las reticencias iniciales, pueda contar con el apoyo de ERC y el PDeCAT. Los ministros y los diputados socialistas ya han recibido el mensaje de comenzar a acercarse a los partidos nacionalistas y no hacer o decir nada que pueda perjudicar la negociación a varias bandas.

Ahora en Portada 

Comentarios