Los seis pasos para crear una tienda online

  • El 90% de las pymes no está presente en internet y los expertos alertan de que deben subirse al carro digital cuanto antes.
  • Resumimos seis variables básicas que se deben tener en cuenta a la hora de dar el salto a la Red.

Solo el 68% de las empresas españolas tiene presencia en internet

Muchas empresas españolas todavía tienen que adaptarse a las nuevas tecnologías y trasladar sus negocios a internet.

Los últimos datos oficiales apuntan a que un 38% de las compañías no tiene página web y que esta carencia afecta sobre todo a las de mediano y pequeño tamaño. ¿La prueba? Nueve de cada diez pymes no está presente en la Red.

Los expertos alertan de que estas cifras no están en consonancia con las del comercio electrónico. Un 40% de los internautas ya compra por internet, mientras que el negocio online registró a principios de año una facturación récord tras superar los 2.800 millones de euros.

Para ayudar a que este desfase se reduzca, Nominalia, firma especializada en dominios, hosting y otros servicios digitales, ha resumido estos consejos para poner en marcha una tienda online.

1. Antes de comenzar, tienes que tener bien claro qué parte de tu negocio vas a extrapolar a la web, y cómo lo visualizas, para poder mantener ese rumbo durante todo el proceso. El siguiente paso es llevar a cabo todas las necesidades legales de creación de dominios, nombre de la tienda...

2. Establecer una configuración básica. Una vez que sepamos qué vamos a vender, será más fácil elegir las plantillas a utilizar, nuestra imagen de cabecera, el formato visual de nuestros productos y nuestros datos de empresa y logo. También el idioma de la web y la posibilidad de mostrar el precio con o sin IVA.

3. Familiarízate con el área de administración, ya que la venta online es otro mundo. En este punto es donde se modifica y actualiza el contenido de la web, los productos, el diseño, el sistema de reservas o la tramitación de pedidos. Se suele contar con ayuda de tutoriales.

4. Conseguir un diseño de la tienda atractivo, será la siguiente misión. Se trata de un área de la herramienta en la que pasar bastante tiempo siempre será poco.

La personalización de la web establecerá el carácter y características propias de tu tienda de modo que definir un encabezado, establecer menús o insertar imágenes se convierte en una misión clave que podrás realizar con plantillas, más rápidamente, o de forma más avanzada con tus propios gadgets.

Crea categorías para facilitar la vida al usuario y que no se maree y salga corriendo de tu web. "Productos", "condiciones generales", "políticas de envío y devolución" o "datos de contacto" son solo algunos ejemplos.

5. Contenido, contenido y más contenido. Se trata de un must en el día a día de la página web. No tengas miedo de crear, mover, borrar y volver a crear. Los resultados se ven al instante y de forma directa.

Siempre dentro de una estructura general base, generar nuevo contenido dinamiza tu sitio web y tu imagen. Fija el precio de los productos y las existencias, una descripción del producto y, algo muy recomendable, comparativas de sus características.

6. El apartado de formas de entrega y pago debe ser claro. Elige cómo vas a realizar la entrega de los pedidos y los métodos de pago, si vas a cobrar el transporte y con qué mensajería vas a trabajar.

Lo más práctico es ofrecer los métodos de pago más comunes, como el pago por adelantado, el pago contra reembolso, por transferencia bancaria, o con proveedores cómo Servired o PayPal.

Es esencial administrar con precisión las peticiones realizadas. Edita las plantillas para facturas y albaranes, opción muy útil para personalizar las facturas con tu logo.

Ahora en Portada 

Comentarios