Lunes, 25.03.2019 - 11:42 h
La Ciudad Condal pierde fuelle

El lujo se muda a Madrid: el procés frena los ingresos del sector en Barcelona

Barcelona sigue siendo la ciudad en la que más productos de alta gama se venden en España, pero la crisis secesionista le está restando potencial.

Pancarta independentista en Plaza Cataluña.
Pancarta independentista en Plaza Cataluña.

El mercado del lujo se mantiene fuerte en España. De nuevo, 2017 potenció un crecimiento de las ventas de artículos y servicios de alta gama, en concreto del 9% respecto a 2016, según los datos publicados este jueves por el Círculo Fortuny y Bain&Company. Un total de 9.200 millones que se concentraron en dos ciudades: Barcelona y Madrid. En ambas se realizaron el 80% de las transacciones de lujo, pero la primera está perdiendo fuelle por el procés independentista.

Aunque la capital catalana registró ventas por valor de 2.200 millones, manteniéndose como la ciudad emblema para el lujo, el crecimiento fue solo del 10%, mientras que en Madrid fue del 12%, con 1.900 millones facturados, tal y como muestra el informe 'Spanish Excellence: Today & Tomorrow'. De este modo, la capital ya le pisa los pies a Barcelona como meca del lujo español. 

De hecho, el Círculo Fortuny señala que la situación política catalana "ha frenado más el consumo de lujo que el terrorismo", tras los atentados del pasado verano. Si bien, en el cómputo global, España sigue tomando cada vez más importancia para los consumidores de lujo, pues las ventas crecieron casi el doble que en todo el mundo, que fue del 5%.

Bien es cierto que nuestro país parte de muy abajo, pues en nuestro entorno el lujo mueve cantidades mucho mayores, como en Italia, donde se venden productos por valor de casi 30.000 millones de euros anuales. Pero las perspectivas de ambas entidades son halagüeñas: prevén que para 2025 España duplique su tamaño y llegue a facturar 21.000 millones en lujo.

El maná del turismo

Gracias a que España es ya la segunda potencia turística del mundo, el lujo se está viendo impulsado, pues el 85% de sus ventas procede de los visitantes extranjeros. Sobre todo, los chinos, que acaparan el 35% de las compras, mostrándose un año más como los turistas que más lujo compran en nuestro país. El consumidor nacional se queda con el 15% restante, y subiendo.

Y, ¿qué es lo que más compran? La mitad corresponde a bienes personales, que incluyen productos de grandes marcas y cosmética de lujo, artículos de tecnología o del llamado 'hard luxury' (relojes y joyas). En concreto, las ventas de este segmento fueron de 5.100 millones. Por su parte, los restaurantes y hoteles de lujo movieron 1.850 millones, mientras que los productos gourmet, 1.500 millones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios