Lula y Erdogan instan a las potencias a decidir entre la paz y el conflicto con Irán

  • Brasilia.- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, quebraron hoy otra lanza en favor de Irán e instaron a las grandes potencias a decidir entre "construir la paz o construir conflictos".

La prensa publica una carta de Obama y dice que Lula hizo con Irán lo que pedía EE.UU.
La prensa publica una carta de Obama y dice que Lula hizo con Irán lo que pedía EE.UU.

Brasilia.- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, quebraron hoy otra lanza en favor de Irán e instaron a las grandes potencias a decidir entre "construir la paz o construir conflictos".

Lula y Erdogan se reunieron hoy en Brasilia, donde analizaron la escéptica reacción de las grandes potencias encabezadas por Estados Unidos ante el acuerdo que ambos lograron el pasado 17 de mayo en Teherán con el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

Según ese acuerdo, que en opinión de Estados Unidos está lleno de "lagunas", Irán se compromete a entregar a Turquía 1,2 toneladas de uranio enriquecido al 3,5%, para recuperar un año después 20 kilos del material al 20%.

En una rueda de prensa junto a Erdogan, Lula fue enfático y dijo que eso era justamente lo que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) intentó negociar en octubre pasado y no consiguió, y que "está muy cerca" de lo que el Gobierno de Estados Unidos pidió en una carta que les dirigió a ambos en abril pasado.

"¿Por qué no aceptan ahora lo que está en el documento?" firmado en Teherán, preguntó Lula, sin mencionar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien supuestamente firmó la carta a la que aludía.

El contenido de esa carta atribuida a Obama fue publicado hoy por el diario Folha de São Paulo y, en uno de sus párrafos, dice que "el acuerdo de transferir 1.200 kilos de uranio de bajo enriquecimiento fuera de Irán reforzaría la confianza y reduciría las tensiones regionales".

Lula sostuvo que el acuerdo compromete a Teherán precisamente en ese punto y que en él se estableció un plazo de siete días para que el Gobierno persa presentara el texto ante el OIEA y "así lo hizo", subrayó.

También recordó que el acuerdo dice que Irán entregará a Turquía su uranio al 3,5% en un plazo de 30 días, que aún no ha vencido.

Sobre esa base, tanto Lula como Erdogan subrayaron que Irán "está cumpliendo" con lo pactado y que ahora se impone intentar retomar las negociaciones, lo que consideraron "difícil" ante la insistencia de Estados Unidos y otras potencias en avanzar hacia las sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Según Lula, tras el acuerdo de Teherán, "es necesario airear la cabeza de los negociadores para que salgan pensando en la paz y no en la guerra", pues "con truculencia" y amenazas de "sanciones" no se irá por buen camino.

Apuntó que Brasil y Turquía le "demostraron a Irán la importancia de sentarse a negociar" y dijo que "ahora los países (que desconfían del acuerdo) deben decidir si quieren construir la paz o si quieren construir conflictos".

Erdogan afirmó que Brasil y Turquía actuaron "sin pedirle permiso a nadie", en su condición de miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y con la convicción de que es mejor trabajar por la paz que agudizar las diferencias.

El primer ministro turco también subrayó que "en este momento no hay espacio para sanciones, porque Irán cumplirá", y dijo que junto a Lula seguirá "con este esfuerzo hasta el fin", pues "la única forma de servir a la paz mundial es con estas iniciativas".

Tras el encuentro en Brasilia, ambos gobernantes viajaron hacia Río de Janeiro, donde asistirán desde mañana al tercer foro de la Alianza de las Civilizaciones.

En esa cita participará también el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien en una rueda de prensa en Río de Janeiro declaró hoy que Irán aún no ha dejado claro que "su programa nuclear tiene objetivos exclusivamente pacíficos y no militares".

Aunque elogió los esfuerzos de Brasil y Turquía, Ban declaró que Irán aún debe ayudar a generar confianza para una posible retomada de las negociaciones e impedir que se llegue a las sanciones.

"Irán declaró (un día después de la firma del acuerdo con Brasil y Turquía) que continuará enriqueciendo uranio al 20%, lo que causa gran preocupación en la comunidad internacional", manifestó Ban.

Mostrar comentarios