EL BANCO DE ESPAÑA MANTIENE SUS PREVISIONES DE CRECIMIENTO DEL PIB PERO MEJORA LAS DE EMPLEO

-Estima que el paro bajará del 13% a finales de 2019. El Banco de España mantiene sus previsiones de que la economía española registrará un crecimiento del 3,1% este 2017, del 2,5% en 2018 y del 2,2% en 2019, aunque ha mejorado sus proyecciones sobre el empleo y apunta una menor tasa de paro que la anteriormente proyectada en los tres ejercicios.
Así lo recoge el supervisor en su último informe sobre las proyecciones macroeconómicas de la economía española 2017-2019 presentado este jueves por el director general de Economía y Estadística del organismo, Pablo Hernández de Cos.
En el tercer trimestre del año, Hernández de Cos indicó que se prevé un alza del PIB de 0,8%, lo que supone una “ligera desaceleración” respecto al 0,9% registrado entre abril y junio.
Según el Banco de España, se estima que la apreciación reciente del tipo de cambio efectivo del euro tendrá un "cierto impacto negativo" sobre la evolución de la actividad y la inflación, que tenderá a verse contrarrestado, a efectos del escenario central de las proyecciones, por el fortalecimiento más reciente del entorno exterior de la economía española y, en especial, del área del euro.
Así, indica que el crecimiento del producto "continuará sustentándose" en la demanda nacional, para la que, no obstante, se prevé una desaceleración en los dos próximos años.
Por su parte, la demanda exterior neta "continuaría ejerciendo una contribución positiva, aunque decreciente, a lo largo del horizonte de proyección".
EMPLEO, DÉFICIT E INFLACIÓN
En cuanto al empleo, el regulador estima que la tasa de paro será del 16,3% de la población activa al cierre de 2017, del 14,4% en 2018 y del 12,9% en 2019. Con respecto a las proyecciones de junio, la estimación de paro es dos décimas menos para 2017 y tres tanto en 2018 y 2019.
Por su parte, en lo que se refiere a la evolución del déficit público, el organismo mantiene que España no cumplirá este año con el objetivo de déficit público este 2017, pues considera que cerrará en el 3,2%, una décima por encima del objetivo (3,1%).
De cara a 2018, la institución estima que será del 2,6%, para moderarse al 2,1% en 2019, por encima en ambos casos de los objetivos (2,2% y 1,3%, respectivamente).
Por lo que respecta a la inflación, en el corto plazo se espera una desaceleración del IPC, como consecuencia de la desaparición progresiva de los efectos comparación asociados a la evolución pasada de los precios energéticos.
A partir de comienzos de 2018, se proyecta un repunte "gradual" de la inflación general, en consonancia con el aumento en el uso de los factores productivos de la economía, que presionará al alza al componente subyacente. En términos de promedio anual, el IPC crecería un 1,9% este año y un 1,3% en 2018, para acelerarse hasta el 1,6% en 2019.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios