Revisa a la baja sus previsiones

El BdE cuestiona la política económica de Sánchez y echa en falta reformas de peso

El organismo invita al Gobierno a "retomar una agenda de reformas estructurales que impulse el potencial de crecimiento de la actividad y el empleo". 

Fotografía Pedro Sánchez fondo rojo
El Banco de España cuestiona la 'hoja de ruta' de Sánchez / EFE

El Banco de España ha actualizado sus proyecciones macroeconómicas de la economía española para el periodo 2018-2020. El organismo, presidido por Pablo Hernández de Cos, se ha mostrado crítico con el Gobierno liderado por Pedro Sánchez ya que en el plano interno "persiste incertidumbre acerca de la orientación futura de las políticas económicas en un contexto de elevada fragmentación parlamentaria". 

De hecho, ese no ha sido el único 'azote' para Pedro Sánchez ya que también destacan que "los limitados avances registrados hasta el momento en el necesario proceso de corrección del elevado endeudamiento público continúan representando un elemento relevante de vulnerabilidad" e invitan al presidente del Gobierno a "retomar una agenda de reformas estructurales que impulse el potencial de crecimiento de la actividad y el empleo de la economía española". 

Cataluña, uno de los elementos que más ha preocupado a los expertos, continúa estando presente, aunque haya perdido peso. El Banco de España ha señalado que "un hipotético repunte de la incertidumbre asociada a la situación de tensión política en Cataluña representa un riesgo adicional para el crecimiento económico, especialmente en esa comunidad autónoma". 

A este 'cóctel' de riesgos internos se une otro que preocupa a todos los países, como es la política proteccionista de Donald Trump. La escalada de estas tensiones está poniendo en juego el comercio a nivel mundial y podría tener un impacto adverso sobre la evolución de la economía global. 

Todos estos riesgos han provocado que el Banco de España revise a la baja sus proyecciones económicas, plasmando la desaceleración del PIB en nuestro país. De hecho, para este año prevén un crecimiento del 2,6%, el 2,2% en 2019 y un 2% en 2020. Unas previsiones que son una décima más bajas que las anteriores para este año y 2020 mientras que la rebaja es de dos décimas para el próximo curso. 

Estos recortes en las proyecciones económicas son también consecuencia, principalmente, del empeoramiento de las perspectivas acerca de la evolución de los mercados de exportación de España y, en menor medida, del encarecimiento del petróleo. Por el contrario, la rebaja adicional en el coste de financiación de los agentes privados ejerce un ligero efecto expansivo. 

El Bando de España ha señalado en sus proyecciones una moderación del crecimiento económico ya que las pasadas medidas de política monetaria tendrán un impacto favorable cada vez menos pronunciado sobre las condiciones de financiación. Además, el organismo prevé que los hogares comiencen a revertir gradualmente el descenso pasado de la tasa de ahorro, lo que provocará una moderación del consumo privado

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios