La crisis aumenta el interés por expatriarse y por crecer en el exterior

La atonía del mercado español ante la crisis económica y el empuje del sector exterior ha aumentado el interés de las empresas y de los trabajadores.

NUEVA YORK (ESTADOS UNIDOS)
Las expatriaciones han aumentado un 60 % en los últimos años / Pixabay

La atonía del mercado español ante la crisis económica y el empuje del sector exterior ha aumentado el interés de las empresas y de los trabajadores por expatriarse y trabajar en el extranjero; por una lado la compañía hace crecer su negocio y, por otro, el empleado mejora su carrera profesional.

Según los datos facilitados a EFE por la consejera delegada de la empresa de servicios de movilidad internacional de empresas y profesionales EMS, Ana Gazarian, las expatriaciones de grandes empresas y pymes han aumentado un 60 % en los últimos años.

La crisis ha provocado un crecimiento de la internacionalización y el 50 % de la facturación de las grandes compañías procede ya de su negocio en el exterior.

No obstante, la coyuntura económica adversa también ha modificado los tipos de expatriación y del "tradicional expatriado" que iba acompañado de un paquete altamente compensatorio, se tiende ahora a las llamadas "localizaciones de personal" o "paquetes locales".

Se trata de traslados de profesionales con interés en quedarse un largo período en el país de destino y que adquieren las condiciones de un contratado local.

Gazarian indica que la tendencia es "salir de los paquetes de altas remuneraciones hacia otras condiciones, que si bien son buenas, no son tan onerosas para la empresas".

No obstante, añade que "sacar un proyecto con un coste apretado, desmejora las condiciones de vida y de trabajo del empleado, y si el trabajador no está bien, no será productivo", incide, al tiempo que lamenta que la tendencia actual sea "muy cortoplacista".

Por su parte, el secretario general del Foro Español de Expatriación (FEEX) y Director Académico del IE Business School, Miguel Ángel Vidal, afirma que en los últimos dos años hay un interés creciente del propio ejecutivo por mejorar su desarrollo profesional en el extranjero, ante el estancamiento del mercado nacional.

Así, el trabajador movilizado está dispuesto a adherirse a las condiciones locales a cambio de mejorar sus perspectivas laborales, lo que supone un coste "sensiblemente" menor para la empresa.

Vidal denomina esta expatriación "local plus" y explica que se refiere a puestos de directivo medio con visión de largo plazo y añade que el expatriado "de carrera" se reserva para puestos más críticos, como consejeros delegados o directores de negocio.

Según datos de las 30 grandes compañías integradas en FEEX, el personal desplazado ha crecido el 50 % de 2009 a 2011, al pasar de 2.714 expatriados a 4.089, mientras que el personal extranjero expatriado en España por estas mismas compañías cayó de 1.382 personas en 2009 a 730 en 2011.

El 30 % de las expatriaciones corresponden a las denominadas "tradicionales", mientras que un 20 % son movilizados bajo el paraguas de los "paquetes locales" o "local plus".

Las expatriaciones tradicionales suelen durar hasta 3 años y Europa sigue siendo el principal destino de movilización laboral, junto a América Latina y EEUU.

No obstante, las expatriaciones han crecido a África y Oriente Medio, arrastrados por las grandes constructoras españolas de infraestructuras.

El profesor de dirección de personal y organización de la escuela de negocios ESADE, Ceferí Soler, también indica a EFE que "los costes variables no asustan a las empresas", pese a que reconoce, que cada vez hay más contrataciones locales para evitar las expatriaciones.

Coincide en que la gran diferencia es que antes era la empresa la interesada por expatriar a sus empleados y ahora son los propios trabajadores los que toman la iniciativa de salir.

El director de recursos humanos de la multinacional española EVERIS, Eduardo Millán, explica que la visión global que tiene una multinacional donde el 50 % de los socios han sido expatriados "cambia totalmente".

"Invito a que la gente pierda el miedo porque la internacionalización del trabajador da mucha más facilidad para integrar la diversidad", asegura; y recuerda que cuando una empresa se lleva a los mejores con buenas condiciones "el mercado te lo paga y retorna la inversión".

En el caso de EVERIS, las expatriaciones han crecido un 33 % en el último año y actualmente tienen cerca de 250 expatriados, sobre todo en Latinoamérica, donde el negocio de la multinacional también ha aumentado al mismo ritmo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios