La torre surgida de las cenizas del Windsor completa su renacer seis años después

Madrid.- El nuevo rascacielos edificado en el solar en el que estaba ubicada la torre Windsor, víctima hace seis años de un polémico y espectacular incendio que iluminó la noche madrileña, finiquita su renacer y ya alberga más de 20.000 metros cuadrados de superficie comercial de su nuevo dueño, El Corte Inglés.

La torre surgida de las cenizas del Windsor completa su renacer seis años después
La torre surgida de las cenizas del Windsor completa su renacer seis años después

Madrid.- El nuevo rascacielos edificado en el solar en el que estaba ubicada la torre Windsor, víctima hace seis años de un polémico y espectacular incendio que iluminó la noche madrileña, finiquita su renacer y ya alberga más de 20.000 metros cuadrados de superficie comercial de su nuevo dueño, El Corte Inglés.

La parte destinada al comercio y la venta de esta torre fue abierta al público progresivamente durante los últimos dos meses, para la campaña de Navidades se ultimó este proceso y se inauguró la puerta del edificio, mientras que en enero se ha puesto en servicio el aparcamiento situado bajo este edificio de 22 plantas, de las que las siete primeras son para la actividad comercial.

Ahora, sólo falta acabar el "remate" de las plantas más altas de la torre, zona que pertenece a los 14.430 metros cuadrados habilitados como oficinas que El Corte Inglés sacará al mercado del alquiler. Obras que previsiblemente se terminen este trimestre y que supondrán terminar un edificio de 103 metros de altura.

La torre responde a criterios ambientales y tiene forma de cilindro de cristal, especialmente la parte destinada a oficinas, mientras que la fachada es un módulo curvo de platas fotovoltaicas con un sistema modular de control solar para garantizar la producción de energía del inmueble.

En febrero de 2005, el octavo rascacielos más alto de Madrid con 106 metros, 31 plantas y situado en el corazón financiero de la capital sucumbió a un incendio que comenzó por encima de su planta 20 y que se convirtió en el más importante que ha sufrido la ciudad.

Tras el incendio del rascacielos siniestrado, en la esquina suroeste del complejo financiero y comercial madrileño de AZCA, fueron necesarios muchos meses de obras para demoler completamente los restos del edificio de acero y cristal diseñado en los años 70.

El Corte Inglés adquirió a finales de 2006 por 480 millones de euros la sociedad Ason Inmobiliaria de Arriendos, de la familia Reyzábal, propietaria del solar de la torre Windsor y del 20 % de la torre Picasso, porcentaje que vendió después a FCC por 170 millones.

Las partes en litigio tras la destrucción del rascacielos (propietarios, aseguradoras, inquilinos y comerciantes) esperan el resultado de una causa civil, una vez fuera archivada definitivamente la vía penal en 2007 al no encontrarse "indicio alguno que permita concluir en la intencionalidad del incendio".

Hubo que esperar más de cuatro años desde el incendio para que comenzaran las obras de edificación de la nueva torre, en la que El Corte Inglés ha invertido unos 21 millones de euros y le han permitido unir este edificio al espacio comercial ya existente en el antiguo centro comercial en un solo cuerpo.

Las tiendas de El Corte Inglés en la Paseo de La Castellana, en las que trabajan 2.000 personas, son las que tiene una mayor facturación entre todos los grandes almacenes de la firma en España, con una media de visitas diaria cercana a las 35.000 personas.

En 2011, una vez finalizada la torre, la empresa de distribución abordará en este centro una profunda reordenación para incorporar nuevos espacios de distintas marcas, así como la puesta en marcha de una zona de "spa" y balneario y otra de alta gastronomía.

El complejo donde se ubica la torre, AZCA, ha sido objeto de interés de otros grandes inversores como Amancio Ortega, fundador y principal accionista de Inditex, que adquirió hace cuatro años un inmueble en este área.

En las inmediaciones del edificio de Ortega, que compró la antigua sede de Axa, se inaugurará también este año un nuevo espacio comercial del distribuidor francés de libros y discos Fnac, que contará así con otro establecimiento en el centro de Madrid.

Por Andrés Dulanto/Maite González

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios