Volkswagen admite falta de ética laboral y una cadena de errores

  • El presidente del grupo ha declarado este jueves que las revisiones de los vehículos afectados en Europa comenzarán en enero de 2016.
  • Müller apela a la confianza y a la transparencia para la completa recuperación de la marca, "de los valientes será el futuro de Volkswagen", ha concluido.
Matthias Müller

"Esta crisis nos ha supuesto una oportunidad y la vamos a utilizar", Matthias Müller asume la presidencia del grupo Volkswagen en el peor momento de la marca. Las polémicas en cuanto a la emisión de gases han sacudido a la gran potencia automovilística. Müller anunciaba a los medios en la mañana del jueves los cambios que la empresa va a sufrir.Estos han empezado por el "consejo presidencial", y continuarán hasta que la empresa consiga recuperar "la confianza de sus clientes". Para ello, Volkswagen se centrará en la "transparencia".

"No todo se ha hecho mal en el pasado de Volkswagen, pero para que nuestros productos sigan siendo tan deseables como hasta ahora vamos a tener que cambiar", anunciaba Müller ante los medios de comunicación. Un cambio que ya ha empezado en lo más alto del grupo. "De las 10 personas que forman el Consejo de Dirección, han cambiado seis", el primero ha sido la figura del propio presidente, Müller ha cogido las riendas de grupo en momento más crítico.Apostando por la transparencia

"Es verdad que la anterior presidencia había introducido cambios y yo no los rechazo, pero había políticas que no encajan con mi forma de actuar", afirmaba el nuevo presidente del grupo, "el secretismo y el rechazo de responsabilidades pertenecen al pasado, quiero avanzar en el futuro. Los errores se pueden tratar de una forma distinta". El presidente ha afirmado que la existencia de errores también será una realidad bajo su mandato pero que la forma de actuar "será distinta".

"Tenemos que empezar a trabajar con esa nueva apertura, con esta nueva cultura de responder a errores y por eso se ha de dar ejemplo desde dirección. Tenemos que trasladar hacia afuera una información transparente y clara, y demostrar que este grupo no pierde contacto con el suelo", señalaba el presidente.La política de transparencia ya ha empezado

La marca ha sido duramente criticada por la política de comunicación que ha llevado en cuanto a la polémica de le emisión de gases. Por eso Müller se ha tomado de forma seria la política de la transparencia en su grupo y este jueves Volkswagen ha emitido un comunicado en el que se afirma que se había instalado "un dispositivo manipulador ilegal" diseñado para engañar a las pruebas de emisiones en los vehículosdiesel. Según el informe emitido por la propia marca, esto ocurrió porque "no fue posible cumplir con los niveles de óxidos de nitrógeno en Estados Unidos".

Müller ha querido ser cauto afirmando que en Estados Unidos "es más complicada la política de respuesta debido a que los valores de nitrógeno son más exigentes". Además, el presidente de la marca ha pedido a los medios que "comprendan que los planes de gestión con Estados Unidos" no se harán públicos "hasta que hayan llegado a un acuerdo con las autoridades pertinentes".Menos vehículos de los que se creía

La empresa automovilística ha llegado a la conclusión de que los vehículos afectados por el escándalo del software trucado son menos de lo que se esperaba en un principio. El presidente ejecutivo de la compañía ha asegurado que, en el caso de Reino Unido, tan solo 36.000 están afectados por los fallos de emisiones de CO2 y no los 800.000 a los que se apuntaba originalmente.

Del mismo modo, Müller ha querido señalar en la rueda de prensa del jueves que "según las previsiones actuales las medidas de revisión se extenderán durante el 2016". Además, aquellas personas que posean un vehículo afectado no tendrán que acudir a la marca sino que "recibirán la información de cuándo se les va a realizar la actualización de sus vehículos".

En relación al coste que estos escándalos va a generar en la marca, la empresa todavía no ha confirmado ningún dato. Según revelaba Financial Times, los dos mil millones de los que se hablaba en un primer momento se comprobarán antes de Navidad.Buscando culpables

"Ninguna operación de negocio justifica sobrepasar los límites legales y éticos", añadió el directivo, que apuntó que tendrán que actuar de forma decidida para que estos casos no se vuelvan a repetir en el futuro y para recuperar la confianza tanto de los clientes, como de los trabajadores, de los inversores y de los políticos.

En este sentido, destacó que las actuaciones irregulares descubiertas no fueron fruto de un error puntual, sino que fueron consecuencia de "una cadena de errores" que se permitió que se produjera.

Para determinar las responsabilidades y los errores en la estructura, la compañía ha puesto en marcha investigaciones internas y externas en las que participan más de 450 personas y señaló que éstas se implementarán en dos fases, una a través de una revisión interna y otra externa.En los primeros avances de la investigación interna se han detectado conductas inadecuadas por parte de personas concretas.La revisión en Europa comienza en enero

Según anunció el presidente de la compañía, Matthias Müller, las soluciones técnicas desarrolladas por Volkswagen a estos problemas han sido aprobadas por las autoridades europeas, por lo que las llamadas a revisión se iniciarán en enero y se llevarán a cabo a lo largo de todo el año.

Así, la campaña de los vehículos con el motor EA 189 de 2.0 litros, el de mayor volumen, dará comienzo en Europa en enero, mientras que la acción para el propulsor de 1.2 se iniciará en el segundo trimestre, y la del de 1.6 litros, en el tercer trimestre.Volkswagen promete que el escándalo no se volverá a repetir

La gran pregunta a la que todos querían respuesta en la rueda de prensa del nuevo presidente del grupo era: ¿Cómo se va a asegurar la marca de que esto no va a volver a pasar? Müller salía del paso tirando de confianza y transparencia con sus compradores: "Nuestra moneda más importante, nuestro mejor capital es la confianza en nuestros productos y en las personas que trabajan en nuestra empresa. No queremos que esto nos vuelva a pasar de ninguna forma".China el nuevo objetivo

Estados Unidos y Canadá sigue siendo el principal tema pendiente. El presidente ha querido calmar las aguas en un territorio que todavía no ha tenido respuestas en cuanto a los vehículos afectados. "Nuestros clientes de EEUU y Canadá pueden estar seguros de que haremos lo necesario en los motores para dotarlos de las mejores características técnicas".

Del mismo modo, Müller ha querido resaltar el interés de la empresa automovilística en seguir creciendo. Uno de sus objetivos se va a centrar en Asia, en concreto en China.

Volkswagen admite falta de ética laboral y una cadena de errores

Ahora en portada

Comentarios