Previsiones macroeconómicas

El BdE rebaja ya el PIB por Cataluña y alerta de los riesgos si la tensión va a más

El organismo considera que las tensiones políticas dejarán el crecimiento en el 2,4% en 2018 y en el 2,1% en 2019

El BdE cifra el impacto de Cataluña en el PIB
      

A menos de una semana de las elecciones catalanas, el Banco de España (BdE) ha consumado sus advertencias. El organismo reconoce ya de forma oficial, a través de sus previsiones macroeconómicas y poniendo las cifras sobre la mesa, que la crisis catalana restará una décima al crecimiento. Pero el regulador va más allá y advierte de que un hipotético rebrote de las tensiones los próximos meses tendría "un impacto más
pronunciado sobre las decisiones de gasto"
de familias y empresas.

En concreto, el BdE prevé que las tensiones resten una décima al PIB del año que viene, que crecerá al 2,4%. Además, rebaja en otra décima el avance previsto en 2019 al 2,1%. En ambos casos, la demanda nacional, es decir el consumo y la inversión públicos y privados, seguirán ejerciendo de motores claros de la actividad, aunque su fortaleza irá a menos.

Al mismo tiempo, la entidad no descarta que un alivio de las tensiones "como el que ha comenzado a percibirse", pueda conducir a un escenario más favorable del previsto para el conjunto de la economía española.

En principio, la tensión catalana no tendrá repercusión sobre el crecimiento este año, para cuando la entidad mantiene su cálculo en el 3,1%, en línea de lo que calculan otros organismos y con la previsión oficial del Gobierno. De cara al próximo ejercicio y siguientes, la entidad considera que la tensión política se verá compensada solo en parte por la mejora de nuestro entorno, sobre todo de los países del euro, y por las consecuencias positivas que esto tendrá para nuestro sector exterior.

  En lo que respecta al empleo, el organismo que encabeza Luis María Linde cree que seguirá creciendo a tasas elevadas, "aunque menores que en el pasado reciente" y en línea con la menor actividad. Pese a todo, el aumento del empleo permitirá reducir la tasa de paro hasta el entorno del 11% a finales de 2020 (en el tercer trimestre la tasa de desempleo se situó en el 16,38%, según la Encuesta de Población Activa).

La inversión y el consumo... 'como un tiro'

El BdE sí ha modificado la composición del crecimiento este año en relación al escenario que preveía hace solo tres meses. En concreto, prevé que la inversión en construcción aumente nueve décimas más de lo que calculó en septiembre, al 4,5%; y que la inversión en bienes de equipo crezca al 5,9%, es decir, medio punto más. La inversión en conjunto aumentará así un 5%.

El organismo mantiene que el consumo privado crecerá al 2,4% este ejercicio, pero estima que el de las Administraciones Públicas lo hará una décima más, al 1,1%. El hecho de que con estas mejoras tan notables el BdE mantenga en el mismo nivel el avance previsto para 2017 se de be a que el sector exterior y sobre todo las exportaciones, pincharán. Se incrementarán 1,2 puntos menos de lo previsto al 5,2%.  




Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING